Análisis de Big Brain Academy: Batalla de ingenio – Un reto para la mente

La nueva entrega de Big Brain Academy para Nintendo Switch llega repleta de minijuegos dedicados a explorar diferentes aspectos de tu mente con gran acierto, pero sin excesivo contenido.

Análisis de Big Brain Academy: Batalla de ingenio – Un reto para la mente

Big Brain Academy es una de las franquicias más interesantes de Nintendo, una compañía a la que siempre le ha gustado explorar nuevas formas de jugar. Desde 2005, han propuesta que cada jugador que así lo desee pueda entrenar su mente y descubrir sus límites y ansias de superación mediante ejercicios de cálculo, velocidad visual y otros aspectos para fortalecer una de las partes fundamentales del ser humano. Lejos de abandonar esta práctica, la compañía demuestra que sus intenciones están más vivas que nunca y el próximo 3 de diciembre aterriza en Nintendo Switch Big Brain Academy: Batalla de ingenio.

Big Brain Academy: Batalla de ingenio

Gracias a Nintendo llevamos unos días pudiendo disfrutar de esta nueva entrega para poder determinar si cumple con lo que se pueda esperar de ella, algo que vamos a resolver con el análisis que puedes leer a continuación. Como preámbulo, te puedo decir que me he estrujado el cerebro al máximo para poder completar algunos de sus ejercicios y alcanzar la máxima puntuación en ellos, por lo que no esperes que sea un camino de rosas, aunque sea una ruta realmente corta.

Velocidad, eficacia y percepción son uno en tu mente

La propuesta de Big Brain Academy: Batalla de ingenio se compone de retos divididos en cinco categorías diferentes: agudeza, memoria, análisis, cálculo y percepción. Cada una de estas categorías dispone a su vez de cuatro pruebas diferentes... pero ahí se queda la cosa. Un total de veinte puzles mentales que se quedan bastante cortos respecto a lo que se podría esperar en un título que invita a la rejugabilidad y el descubrimiento de nuevas opciones. Sin duda, es una buena elaboración de cada una de estas vertientes, pero no deja de ser insuficiente respecto a otras entregas de la saga Big Brain, resultando en un producto repetitivo y que no encaja con esa percepción de adentrarte constantemente en nuevos retos, sino que se basa más en perfeccionar los existentes mediante su aprendizaje. Una vez lo has bordado en todos... no hay nada más que hacer y es una verdadera lástima.

Dos maneras de jugar, con la pantalla táctil como la gran estrella

big brain academy

Uno de los experimentos más interesantes de Big Brain en su historia es la de permitir una mayor agilidad de acción mediante la pantalla táctil. Una saga que nació en DS con ese propósito y que tuvo su continuidad con 3DS también. Obviamente, con Switch se corría el riesgo de perder esa armonía, pero se ofrece la opción de que sea el usuario quien elija su modo de jugar. De este modo, en Big Brain Academy: Batalla de ingenio tú decides si quieres jugar con el joystick o mediante el uso de la pantalla táctil. He de reconocer que en la mayoría de ocasiones me he decantado por la segunda opción, ya que el tiempo de reacción es más rápido y, en un reto contra el reloj para conseguir la máxima puntuación, esto es vital. No obstante, tampoco es que sea un impedimento demasiado grande hacerlo con el joystick, aunque sí que se pierden una décimas que pueden resultar determinantes para conseguir el objetivo.

De hecho, el desempeño de la pantalla táctil es notable, con un tiempo de reacción perfecto y que recuerda a los momentos de Nintendo DS, donde la saga triunfó por encima de lo que estaba previsto. Mediante la consecución de estas puntuaciones en cada uno de los minijuegos, el título te califica en relación al número conseguido, premiándote con una insignia de bronce, plata u oro, cada una de ellas con tres estrellas, siendo el oro de tres estrellas la máxima, como es lógico. Esas décima de menos con el uso táctil son la clave en muchas ocasiones para alcanzar esa puntuación que te lleve al Olimpo cerebral, aunque no es una opción que esté siempre activa, por lo que hay algunos minijuegos que requieren obligatoriamente del joystick.

Además, esto también tiene una gran importancia en el ámbito multijugador, ya que si decides jugar con otros amigos en la misma consola, podréis utilizar la pantalla táctil al mismo tiempo, dividiéndose en porciones dependiendo de los jugadores que elijas para mediros en lso minijuegos hasta que uno de los dos alcance 100 puntos, alzándose como vencedor. Sin duda, uno de los aspectos más divertidos del juego, del cual también puedes disfrutar en su modalidad online.

Volviendo a clase: repaso, superrepaso y examen

big brain academy

Entrando en materia con el juego en sí, hay escasos modos de juego mediante los que disfrutar de Big Brain Academy: Batalla de ingenio. El primero de ellos y el que el título te invita a probar es el repaso. Aquí te permiten probar los veinte minijuegos para que te vayas habituando a su estilo. De este modo, comienzas mediante la dificultad novato y si el juego identifica que te está resultado demasiado sencillo, va subiendo progresivamente la dificultad hasta que se produzca un fallo, momento en el que la vuelve a ajustarla. Si consigues medallas de oro en cada una de estas pruebas, se abre acceso al superrepaso. Y tal vez te preguntes... ¿aquí hay nuevos minijuegos que amplíen la propuesta? Pues, lamentablemente, la respuesta es no.

El superrepaso no es más que una fórmula calcada del repaso, pero más difícil. En esta vertiente se comienza directamente desde el nivel de dificultad avanzada, por lo que obviamente has de agudizar más si cabe tus sentidos para salir victorioso, pero si has conseguido dominar el minijuego anteriormente no tendrás excesivos problemas. El único reto que te impone aquí el título es ver si puedes alcanzar los 1000 puntos, donde te espera una sorpresa que, por supuesto, no voy a revelar para no estropear el misterio. Los minijuegos disponibles son los siguientes:

  • Cazatopos. Poco que explicar aquí. La pantalla de juego indica ciertas figuras y tienes que golpear al topo que la contenga, como en el clásico juego de recreativas.
  • Selva nocturna- En medio de la oscuridad tendrás que encontrar seres vivos y determinar qué grupo es mayoritario en el menor tiempo posible.
  • Rellenahuecos. Mediante la visualización de una imagen en movimiento, tendrás que encontrar la parte que falta de la misma.
  • Foto borrosa. En este minijuego tienes que averiguar a qué pertenece la fotografía en cuestión, que se va revelando poco a poco.
  • Memoria veloz. Mediante una calculadora se te muestra una secuencia que tienes que repetir en el menor tiempo posible.
  • Batiburrillo. Recuerda todas las figuras que aparecen en las cartas inicialmente y rellena las que falten después.
  • Recuerdo inverso. Representa la secuencia que se te muestra en pantalla en el sentido inverso.
  • Jaulas bailarinas. Sigue las jaulas en movimiento que encierran a los pájaros y acierta las que los contienen.
  • Cuentacubos. Cuenta todos los cubos que hay en la pantalla.
  • Peso pesado. Determina cuál de las figuras que aparecen en la balanza es la que más pesa.
  • Cincelado. Cincela la figura hasta representar la que ofrece el juego como objetivo.
  • Exclusión. Responde a la pregunta en cuestión eligiendo las imágenes que cumplan con las características de la misma.
  • Combinatoria. Consigue la suma de eleemntos que figuran en el ejemplo proporcionado por el juego.
  • Mazomáticas. Elimina los números que sobran en la suma que tienes como objetivo.
  • Hora exacta- Mueve las manillas del reloj para alcanzar la hora, adelantar o atrasarla, en función de lo que indique el juego.
  • Pinchaglobos. Pincha los globos en orden ascendente, del más pequeño al más grande (en número, no en tamaño).
  • En forma. Representa la silueta mediante las formas que te proporciona el juego, dejando fuera las que sobren.
  • Siluetas. Encuentra todas las formas representadas en silueta en la pantalla.
  • Guía el tren. Determina el camino del tren mediante giros a izquierda o derecha o la línea recta.
  • Ángulo correcto. Elige la imagen que se corresponde con el ángulo que indica la flecha en la imagen.

Como puedes apreciar, cada uno de los veinte minijuegos es único y es realmente entretenido. El problema es que la repetición constante de los mismos provoca que la disfrutabilidad del título se limite a 2 ó 3 horas, ya que cada uno de ellos ofrece un minuto como tiempo máximo. Por lo tanto, enfrentarse repetidas veces al mismo reto hace que el proceso siempre sea el mismo y que puedas habituarte a su propuesta de manera muy sencilla. Una vez que los has dominado, tienes la opción de enfrentarte a un examen para determinar la media de tu vigor cerebral, lo que se podría denominar como el objetivo final del juego para alcanzar esa matrícula de honor.

Cosméticos para todos los gustos que invitan a la rejugabilidad

big brain academy

Teniendo en cuenta que el juego cuenta con un problema de rejugabilidad bastante importante, desde Nintendo han incluido una opción para los más completistas. Cuando te alistas en esta clase, tienes que crear un avatar como tú bien creas conveniente. No obstante, sus opciones al inicio son muy limitadas y esto se debe a que por cada minijuego que superes puedes conseguir una o más medallas; al alcanzar diez, se te ofrece un regalo en forma de cosméticos, de modo que puedas personalizar a tu avatar con todo tipo de cosméticos. Escafandras para la cabeza, todo tipo de gorros y sombreros, trajes, vestidos, objetos decorativos para la cara y un sinfín de opciones... de hecho, es el aspecto en el que el juego es algo más profundo, pero el problema sigue siendo el mismo que he mencionado anteriormente.

Y es que por muy completista que seas, enfrentarte una y otra vez a los mismos retos para tratar de conseguir todos los objetos cosméticos puede ser un dolor de cabeza realmente severo, produciendo un hastío difícil de soportar, por lo que no creo que mucha gente se lance a por ese objetivo en concreto. De hecho, con todas las horas que le he dedicado al título para poder realizar este análisis, tan solo he conseguido desbloquear un 37% de los mismos, por lo que llegar al 100% es una tarea ardua y que requeriría de una mayor profundidad en los minijuegos, ofreciendo aunque fuera una mínima variación.

Un desempeño sin ningún tipo de inconveniente

Obviamente, Big Brain Academy: Batalla de ingenio no es un juego nada exigente con el hardware de Nintendo Switch, por lo que no hay ningún tipo de inconveniente en la consecución de sus minijuegos. Puede que sea un aspecto obvio que no sea necesario comentar, pero teniendo en consideración que cuanto más rápida sea tu reacción más posibilidades tienes de alcanzar una puntuación superior, hay que tener claro que el título no renqueará en ningún momento. Visualmente es colorido y acorde a lo que requiere cada uno de los minijuegos para evitar distracciones, obligándote a centrarte en el objetivo primario, que no es otro que su consecución y superación.

Una batalla de ingenio con corto recorrido

big brain academy

Big Brain Academy: Batalla de ingenio es un buen juego al que se le podría haber sacado mucho más partido con una pizca de ambición. Sus retos son entretenidos y componen un conjunto de lo más atrevido en sus primeros compases, pero esa sensación inicial se va diluyendo hasta convertirse en un tedio que se repite constantemente, por mucho que aumente la dificultad.

Big Brain Academy: Batalla de ingenio

De este modo, el título termina por ser una experiencia fantástica en el corto plazo, efímero, como la duración de sus propios minijuegos. En el largo recorrido es donde se notan sus carencias, pero si tu objetivo es echar algunas partidas mientras viajas en transporte público o en espacios cortos de tiempo libre, tal vez consigas disfrutarlo sin caer en esa sensación de vacío tras varias horas junto a él.

71Sobre 100

Este dispositivo ha sido analizado de forma independiente gracias a una cesión por parte de la marca. El artículo contiene enlaces de compra por los que Alfa Beta Juega podría percibir una comisión. Únete al canal de chollos de Alfa Beta Juega para enterarte de las mejores ofertas antes que nadie.

Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!
Para ti