Análisis de Halo Infinite - El mejor y más ambicioso juego de Xbox hasta la fecha

343 Industries da un fuerte golpe sobre la mesa con un videojuego al que se le pueden sacar muy pocas pegas. Te lo contamos en nuestro análisis de Xbox Series X.

Análisis de Halo Infinite - El mejor y más ambicioso juego de Xbox hasta la fecha

Halo Infinite llega un año después a Xbox. Tras un retraso forzado por su polémico aspecto, 343 Industries se tomó el tiempo y recursos necesarios para asegurarse que el Jefe Maestro iba a recibir la entrega que merecía y así ha sido. 2021 será recordado como uno de los mejores años de Xbox desde que abandonó la era de Xbox 360 y es que tras Flight Simulator, Psychonauts 2 y Forza Horizon 5, la marca de Seattle nos trae el que posiblemente sea su mejor juego hasta la fecha. Bienvenidos al análisis de Halo Infinite en Alfa Beta Juega.

Tradicionalmente he sido un jugador que se ha decantado más por Gears of War que por Halo. La saga del Jefe Maestro me gustaba, pero más allá de sus emocionantes pero cortas campañas no veía mucho más aliciente, es por eso que el lanzamiento de Halo Infinite me pillaba con ciertas ganas, pero no con un hype que me haría estar pegado al correo para saber cuándo podría acceder a su versión de análisis. Esta situación cambia a los pocos minutos de empezar el juego, con una tónica que se ha mantenido durante las 20 horas que le he dedicado a la campaña principal y a la que volveré a jugar una vez de lance el juego de forma oficial.

Aun así, Halo Infinite comienza algo confuso, con una espectacular CGI (la única en todo el juego) que nos relata una feroz batalla en la que el Jefe Maestro acaba a la deriva. Es un tiempo después cuando un soldado de la UNSC se encuentra con él y hace todo lo posible para despertarlo de su letargo, una vez vuelve el Jefe Maestro vuelve la esperanza, pero por delante queda una larga lucha contra un feroz enemigo.

Después de una derrota hay que levantarse

El Jefe debe llegar a una desconocida señal emitida por un personaje desconocido, el Arma, una IA que parece conocernos y que el Jefe también parece conocer. De hecho, todo lo que sucede al principio de Halo Infinite es tan abrupto y confuso (por mucho que tengamos presentes Halo 5 y Halo Wars 2) porque el juego quiere rellenar esos espacios de historia durante la propia trama del juego más adelante. Así pues, pese a sentirme algo confuso con los acontecimientos del principio (algo que seguramente os pasará a los demás) el propio juego ha sabido contestar a mis preguntas más adelante.

análisis de Halo Infinite

El Arma es una IA avanzada cuyo propósito conoceremos al principio del juego

Una vez el Jefe recoge el Arma y es consciente de la escala del enemigo, pone pie en la parte dañada de Zeta Halo, un anillo que parece esconder un misterio mayor que cualquier otro anillo que haya pisado antes. Solos y con el único apoyo del piloto y nuestra IA debemos recuperar zona a zona un anillo que los Desterrados ocuparon a la UNSC. Nuestra tarea principal se centrará en completar ciertas misiones ligadas a la historia del Jefe, pero también tendremos que recuperar el anillo mediante una serie de tareas secundarias que se dividen en tomar puestos, destruir bases especiales, asesinar objetivos clave y liberar a soldados de la UNSC.

análisis de Halo Infinite

Zeta Halo esconde un enorme secreto que consiguió atraer a los Desterrados y a la propia Cortana

Haciendo esas tareas secundarias, puestas de forma orgánica en nuestro camino a la tarea principal, conseguiremos mejoras que desbloquearemos en campamentos, teniendo acceso a armas y vehículos más avanzados, así como a soldados que nos pueden acompañar en nuestras tareas. Si bien la comparación más fácil que podemos hacer en este caso es con Far Cry, la realidad es que los juegos están a años luz a nivel de planteamiento (Halo Infinite sitúa los objeticos de forma cercana y orgánica, y pese a poner a nuestra disposición el viaje rápido no resulta útil utilizarlo porque siempre habrá algo por el camino que nos sirva de algo o nos divierta jugar simplemente).

Así pues, el cometido del Jefe es el de recuperar el anillo y acabar con la amenaza de los Desterrados, pero a medida que avancemos también descubriremos más sobre nuestros enemigos, cuyos "jefes" nos supondrán desafíos únicos. Escharum será un antagonista excepcional, que irá apareciendo desde el principio del juego, junto a los demás generales de los Desterrados.

Por otro lado, también iremos conociendo el destino de personajes como Cortana tras los acontecimientos de Halo 5 y Atriox tras lo que sucede en el prólogo del juego. Obviamente sobre estos personajes delicados no hay mucho que os pueda decir, pero sí que es verdad que me puedo aventurar a afirmar que se le hace justicia a Cortana, tras un par de entregas donde quizás el personaje se sentía algo fuera de sí.

análisis de Halo Infinite

El Jefe Maestro y el Arma deberán dar la vuelta a una guerra que parece perdida

La historia de Halo Infinite está narrada de forma sublime, con misiones que combinan los espacios abiertos típicos de la saga Halo con escenarios más cerrados donde los tiroteos son frenéticos. Aun así, la sensación de que la "historia principal" es todo lo que vivimos en el juego estará siempre presente en las tareas secundarias, haciendo que el mundo abierto del juego se combine a la perfección con la trama principal y el resto del contenido, algo que ya hemos visto en juegos como el reboot de Tomb Raider o God of War.

Curiosamente, con Tomb Raider y God of War también comparte una peculiaridad Halo Infinite y es el estilo de dirigir las escenas cinemáticas, que se llevan a cabo en un mismo corte de cámara, flotando esta alrededor de los personajes y realizando planos espectaculares, con una sensación de fluidez increíble y que le da un toque narrativo superlativo.

Jugablemente adicción pura

Ya os dije al principio que no pensaba que Halo Infinite me acabase entusiasmando demasiado y a los pocos minutos el juego se me metió por completo en la cabeza. Halo Infinite es uno de esos juegos a los que les puedes dedicar 5 horas de golpe y al acabar de jugar estar deseando volver a los mandos. Sinceramente, pocas pegas se le pueden poner al gameplay de Halo Infinite, que es adictivo a más no poder, con un mimo increíble por cada arma hasta el punto en que cada retícula tiene animaciones específicas.

Sumando a las armas tendremos munición diferente para cada una, lo que aporta un componente de debilidades/fortalezas, ya que de forma orgánica veremos como cierta munición es más efectiva con cada tipo de enemigo. Por ejemplo, la munición eléctrica será muy efectiva contra enemigos sintéticos mientras que a los orgánicos les aturdirá. También es digno de mención** la cantidad de armas y vehículos que tendremos a nuestra disposición**, así como sus modificaciones que conseguimos al derrotar a objetivos especiales.

análisis de Halo Infinite

Zeta Halo estará lleno de peligros que deberemos solucionar, todo para terminar la guerra

Por otro lado tenemos los objetos de apoyo, donde destaca por encima de todo un gancho que nos da un componente de verticalidad nuevo en Halo y que nos lleva a unos enfrentamientos donde podemos ser verdaderamente un demonio por cualquier lado. También contaremos con un propulsor de lo más útil para esquivar en momentos oportunos, un escudo que nos protege de los disparos y un localizador de enemigos para hacernos la vida más fácil cuando luchamos contra enemigos que se vuelven invisibles.

De hecho, mi mayor pega con el juego reside en el selector de estos gadgets y es que acostumbrado a un selector en forma de rueda o algo más orgánico, aquí hay que combinar dos botones de la cruceta, por lo que costará pillarle el truco durante el combate. Aun así, con estos gadgets, las armas, las granadas y los vehículos, será muy difícil que tengamos dos enfrentamientos iguales y, sobre todo, que nos aburramos. Y es que Halo Infinite es posiblemente uno de los juegos más divertidos y adictivos que recuerdo. Además, encontrando núcleos Spartan conseguiremos mejorar esos gadgets y conseguir su versión definitiva.

análisis de Halo Infinite

Derrotando a objetivos especiales tendremos acceso a poderosas armas modificadas

La combinación de mundo abierto, algo que siempre ha intentado abordar Halo desde su primera entrega, con misiones más lineales y cinemáticas hace que todo el rato estemos jugando a algo distinto a lo que justo acabamos de jugar, siendo este un juego dinámico y que difícilmente nos acabe cansando. De hecho, tras ver los créditos finales, mi primer pensamiento fue "espero que me dejen seguir jugando" y es que Halo Infinite es uno de esos juegos por los que agradeces poder dedicarte a esto y analizar videojuegos.

Un año extra de cocción que sabe a gloria

Pocos juegos hay en la actualidad que se vean mucho mejor de como se enseñaron la primera vez. También hay pocos juegos que han sido retrasados todo un año para lanzarse en unas condiciones adecuadas. Xbox sacrificó mucho con el retraso de Halo Infinite, pero es innegable que el resultado final vale mucho la pena. Estando Forza Horizon 5 y Flight Simulator de por medio es difícil decir cuál es el juego con mejores gráficos de 2021, pero he visto unos detalles en texturas e iluminación en Halo Infinite en Xbox Series X que, sinceramente, quitan el hipo.

análisis de Halo Infinite

La iluminación global de Halo Infinite es algo especial

Si bien cuando pasamos a espacios más abiertos se pierde esa espectacularidad, sobre todo con los patrones de los árboles o la calidad de los detalles en la distancia, sí que se mantiene una resolución casi cristalina a 4k y una resolución que pocas veces he notado que baje de 60fps.

Aun así, aunque pierda un poco en espacios abiertos, la sensación constante de Halo Infinite es que es uno de los juegos que técnicamente han exprimido más Xbox Series X|S en su primer año, pero donde sobre todo se va a notar esa experiencia next gen es en interiores y en las cinemáticas one-shot que nos brindan detalles increíbles en los personajes o el entorno. Una vez más, y pese a hacerme pesado, quiero recalcar el increíble trabajo en la iluminación global del juego.

análisis de Halo Infinite

Incluso en el mundo abierto hay texturas con un enorme nivel de detalle

Otra cosa que quiero destacar es la respuesta de la vibración del mando. Todos sabemos que el Dualsense de PS5 se aprovecha del feedback háptico y de la vibración en los gatillos para aportar experiencias más inmersivas, algo de lo que carece el mando de Xbox, pero las sensaciones que me ha dado este mando al jugar a Halo Infinite me hacen cuestionar el interior de mi mando y tener ganas de preguntar a 343 qué han hecho para que, pese a no tener feedback háptico, la experiencia de Halo Infinite a los mandos se sienta tan bien. Y esto, hacedme caso, lo vais a notar desde el primer momento y me acabaréis dando la razón.

Por último, toca hablar del doblaje y localización al castellano, con un espectacular trabajo en ambas partes. Las voces del Jefe y Cortana vuelven junto a un genial elenco que nos acompaña en todo momento, con una calidad de lo que esperamos de una superproducción como esta. Finalmente, la banda sonora nos vuelve a acompañar con los compases clásicos de la saga Halo con las variantes introducidas por sus nuevos compositores, así como nuevos temas que siguen un estilo mucho más cercano al primer Halo que a Halo 4 y Halo 5, donde predomina la percusión y ciertas notas más bélicas que de ciencia ficción.

análisis de Halo Infinite

La respuesta de la luz sobre las diferentes superficies y sus texturas es increíble

Un despliegue técnico y de talento en el mejor Halo hasta la fecha

La saga Halo siempre ha contado con campañas que se graban a fuego en la retina de sus jugadores. Si bien a Halo 4 y 5 se le puede criticar ciertas cosas, creo que sus campañas aguantan el tipo, pero lo que 343 ha demostrado con Halo Infinite es que están al nivel de la mejor Bungie con una campaña enorme que coge los conceptos del Halo original y los lleva a una nueva generación con lo que todo eso conlleva.

La aproximación al mundo abierto, con el planteamiento orgánico de misiones secundarias y demás tareas en el camino de nuestro objetivo principal es un acierto enorme, que se respalda en una jugabilidad adictiva y divertida que nos tendrá horas y horas pegados a los mandos. También hay que destacar el genial diseño artístico y técnico, que sirve para firmar una ambientación que hace que los fans de los Halo clásicos se sientan en casa, pero con un toque moderno para los nuevos fans.

Os he hablado muy bien de Halo Infinite y la verdad es que hay pocas cosas que pueda decir que no me han gustado o no me han convencido. Halo Infinite me ha tenido pegado a los mandos durante 20 horas, me ha hecho sentir que estoy ante el Jefe más humano y bien caracterizado de todo el universo Halo y me ha reconciliado con el personaje de Cortana, así como presentado a el Arma, quien seguro se volverá la nueva favorita de los fans.

Definitivamente, Halo Infinite es el juego que Xbox Game Studios buscaba lanzar desde hace mucho tiempo, posiblemente la primera gran inversión de la división desde su nuevo nombre e impulso recibido antes de la llegada de Xbox Series. Seáis fans de Halo o nuevos jugadores, encontraréis en Halo Infinite uno de los mejores juegos del año y, posiblemente, el mejor juego de Xbox de las últimas generaciones.

93Sobre 100
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!
Para ti