Close Button
Compartir

Analizamos Monark en PS5, un JRPG de las mentes que crearon la mítica saga Shin Megami Tensei.

Los fans de los juegos japoneses más de nicho están viviendo una época en la que muchas sagas que parecían limitadas a un público muy concreto han acabado llegando a una audiencia más general, cosechando buenas cifras en ventas y apareciendo en más plataformas que nunca. Monark es uno de esos juegos que se podrían considerar "de nicho". Sus raíces se remontan a la saga Shin Megami Tensei, en la que sus creadores trabajaron y en la que se han inspirado enormemente a la hora de crear el universo de esta nueva IP. ¿Queréis saber más? Seguid leyendo nuestro análisis de Monark para PS5.

Para hablar de Monark hay que diferenciar diferentes apartados, algunos de ellos muy logrados, otros completamente desastrosos. Una de las cosas que hace bien Monark es su planteamiento, uno que ya hemos visto enésimamente en otras obras japonesas del estilo pero que consigue tener su propia personalidad.

Como si de un híbrido de Danganronpa y Shin Megami Tensei se tratase, Monark nos lleva a la academia Shin Mikado en la que los estudiantes se han visto recluidos de forma sobrenatural, debido a una extraña barrera que encapsula la academia. Al fenómeno de la barrera lo acompaña una extraña niebla que vuelve locos a los alumnos, hasta el punto en que asesinan a sus compañeros o acaban con sus propias vidas. Si esto ya os sorprende, no os perdáis lo que viene a continuación.

Monark: toda la información

Monark
PlataformaPS5, PS4, Nintendo Switch y PC
Fecha de lanzamiento22 de febrero de 2022
DesarrolladorFuRyu
GéneroRPG
IdiomaTexto en inglés y voces en japonés/inglés

Una historia que nos suena, pero no por ello deja de interesarnos

La barrera y la niebla parecen tener un punto en común: los pactbearers (cuya traducción más aproximada al castellano sería "portador del pacto"). Estos pactbearers tuvieron un contacto con el mundo de los demonios en el momento en el que apareció la barrera y recibieron la ayuda de alguno de los monarcas de ese mundo, realizando un pacto con ellos para conseguir su poder. Debido a la utilización de esos poderes, la niebla aparece en la escuela y vuelve locos a los alumnos. ¿Cuál es nuestra misión? La obvia, parar a los pactbearers y forjar amistades con compañeros que nos puedan ayudar a acabar con ellos. Lo más interesante del tema... es que nosotros también somos pactbearers y nuestro monarca es un peculiar conejo de peluche llamado Vanitas y que siempre habla mediante rimas.

análisis de Monark

Vanitas será el monarca que nos otorgue poderes

La historia de Monark nos obligará a derrotar a todos los pactbearers y por el camino conoceremos más sobre los sucesos paranormales, como el por qué de la barrera o la relación entre ese otro mundo y los demonios que lo habitan. Monark se divide en dos mundos, el real, centrado en la escuela, y el otro mundo, donde habitan los demonios y los monarcas.

En el primer mundo el gameplay es el habitual de las novelas visuales, con conversaciones que profundizan en los personajes, rompecabezas e investigación. En el mundo de los demonios entramos en el grueso del gameplay de Monark, donde el juego se convierte en un título de estrategia que coge las bases del gameplay por turnos de Shin Megami Tensei, donde cada ataque es de vital importancia y debemos jugar con los estados de los enemigos, la precisión de nuestros ataques y las combinaciones con nuestros compañeros.

análisis de Monark

La niebla vuelve locos a los estudiantes

Estrategia pura y dura

Y sí, Monark podría ser otro de esos juegos que suscite debate sobre la dificultad del juego, en este caso principalmente porque está planteado desde un punto de vista en el que siempre estaremos con niveles por debajo de nuestros enemigos al empezar una nueva fase, por lo que por mucho que juguemos, nos veremos obligados a levear de forma infinita, repitiendo batallas que ya nos hemos pasado ya que no hay contenido secundario que aporte profundidad y variedad.

Volviendo al gameplay, la forma de jugar a Monark se asemeja bastante a una partida de ajedrez, aunque eliminando las casillas y limitando el rango de movimiento de cada pieza a una circunferencia que depende de sus estadísticas. En estos combates por turnos donde primero ataca nuestro equipo (compuesto por hasta 6 integrantes), debemos derrotar a todos los enemigos. Debido a que siempre nos superarán en número y que nuestros ataques no serán demasiado potentes, la estrategia recomendada es la de posicionar nuestras piezas lo más cerca posible entre ellas y el enemigo.

análisis de Monark

En el mundo de los demonios nuestro aspecto cambia, incluso a medida que nos volvemos más poderosos

Monark se basa completamente en la estrategia y su gameplay busca las "asistencias", o lo que es lo mismo, si un compañero está en el radio de nuestro ataque, realizará una asistencia y también atacará al enemigo. Si jugamos de forma inteligente seremos capaces de acabar con un enemigo por turno, no solo por la fuerza del ataque individual de cada compañero, sino por las asistencias que se hacen por cada ataque.

Nuestro equipo lo formará nuestro personaje, acompañado por otro humano y luego con unos diablos que estarán de nuestro lado y que irán aumentando a medida que avanzamos en el juego. Estos diablos y los humanos que nos acompañen se centrarán en diferentes estilos de combate, de forma que tendremos que utilizarlos con cabeza y pensando en el movimiento actual de ataque y los que estén por llegar, un poco como en el ajedrez.

Al ganar combates obtendremos unos puntos que serán una moneda total, servirán para mejorar a cada personaje (con progresión individual) y comprar objetos. También desbloquearemos piezas de equipo que sólo podrán equipar los diablos que nos sigan y no los humanos.

análisis de Monark

Los personajes de Monark abarcarán todo tipo de perfiles de estudiantes

Profundizando más en el gameplay, las opciones que se presentan a la hora de combatir en Monark son varias. La primera de ellas nos permite utilizar artes de ataque más directas a cambio de perder puntos de salud, la segunda opción nos permite utilizar nuestros poderes heredados del monarca para realizar ataques especiales a cambio de ganar puntos de locura. Luego tenemos una opción estratégica que permite pasar el testigo del turno de un aliado al otro, de forma que ese personaje puede realizar más de un ataque en el mismo turno.

Los ataques que suman puntos de locura también pueden resultar en una jugada estratégica, ya que subir ese indicador nos proporciona bonus de ataque, aunque si llega a 100% perderemos la cabeza y atacaremos a nuestros compañeros, muriendo poco después. Pero, ¿y si podemos controlar la locura? Al lado del medidor de locura tenemos el de Awake, un medidor que llenamos recibiendo daño o ejecutando un arte específico para cargarlo.

Si conseguimos coordinar el medidor de Awake con el de locura llegaremos a un estado de iluminación, donde podemos ejecutar ataques especiales. Otra variedad de ataques especiales también pueden ser ejecutados si decidimos solamente aumentar el medidor de Awake, por lo que aquellos que no se la quieran jugar con la locura también pueden obtener un estado beneficioso con ataques potentes.

análisis de Monark

Nuestro equipo en el mundo real lo formarán humanos de la academia Shin Mikado

En cualquier caso, hay que reconocer que el gameplay de Monark es bastante profundo de inicio y que hace que combates aparentemente simplones sean largos y repletos de jugadas en las que debemos pensar en el ahora y anticipar el movimiento del enemigo. Aun así, como ya he repetido varias veces, acaba resultando repetitivo y pierde toda la gracia tras varias docenas de horas.

La eterna sensación de repetición e ir a contracorriente

El gameplay de Monark es inteligente y desafiante. Es un juego que te hace pensar y que convierte cada batalla en una partida estratégica, pero la sensación es que una vez has superado 10 batallas, ya no vas a ver nada nuevo. El problema llega cuando esas 10 primeras batallas corresponden a las 5 primeras horas de juego y te quedan, como mínimo, 60 horas más por delante.

Monark se acaba convirtiendo en un juego repetitivo y tedioso que recae constantemente en la obligación de tener que levear a tus personajes, repitiendo los mismos combates una y otra vez sin mayor aliciente que el conseguir el nivel adecuado para no morir a las primeras de cambio en la siguiente fase.

análisis de Monark

En el mundo de los demonios nos acompañarán hasta 4 seres y 1 humano

El bucle jugable de Monark es el mismo desde el inicio del juego: recorre una zona de la escuela llena de niebla, supera un rompecabezas para poder acceder al otro mundo, supera un combate, accede a una nueva zona de niebla, realiza un rompecabezas, supera un combate, accede a la zona final con niebla, supera el rompecabezas final y enfréntate al pactbearer. Luego, para cada zona con niebla tenemos un combate opcional (que se vuelve obligatorio si no queremos morir) que hace que no nos llamen del otro mundo, algo que alertaría todavía más a los alumnos atrapados por la niebla, provocando nuestra propia locura y muerte.

Este bucle que acabo de describir se repite a lo largo de varios actos, que actúan como espejos el uno del otro, pidiendo realizar las mismas tareas con los mismos personajes pese a que la trama avance algo en el intermedio entre episodios. Y es que cuando Monark se pone interesante decide volver a la soporífera dinámica, solo que ahora tienes que levear todavía más. Ojo, estamos ante un JRPG y el tener que realizar contenido extra y subir el nivel a nuestros personajes es algo común, el problema viene cuando no hay nada secundario, extra o que aporte al juego, simplemente tenemos que levear jugando lo que ya hemos jugado, una y otra vez.

Al final la sensación que te deja Monark es de decepción, porque la premisa, el arte, la banda sonora y su gameplay no son malos, para nada, pero el ritmo del juego acaba haciendo que el gameplay sea tedioso y aburrido por la mera repetición hasta el punto de maldecir que volvamos al mismo bucle de juego una vez la trama se estaba poniendo de lo más interesante. Aprovechando la mención al arte, cabe decir que los diseños de personajes y sus "personas" (jeje) en el otro mundo son muy buenos, acompañados por una banda sonora que se luce en los temas de los combates contra jefes.

análisis de Monark

El diseño de los enemigos es uno de los grandes puntos a favor de Monark

El punto negativo toca ponerlo en el apartado gráfico, que pese a ser un juego de PlayStation 5 resulta pobre y descuidado, con unos diseños 3D de los personajes que se alejan muchísimo del original en 2D. El juego, además, está repleto de pantallas de carga que, aunque cortas, acaban lastrando el ritmo de forma notoria. Al menos puedo decir que no he notado caídas y que el juego se ha ejecutado en todo momento a 60 frames por segundo.

Conclusión y nota de Monark en PS5

Monark es un juego que podría haber llegado a más con un mejor planteamiento y quizás una menor obsesión de los desarrolladores por intentar replicar sin gracia ni éxito el punto de dificultad de los Shin Megami Tensei. La interesante premisa, el buen diseño artístico y una genial banda sonora se ven empeñados por un juego que resulta pesado, tedioso y cuyo bucle jugable principal se repite desde la primera hora hasta el final, cerca de las 80 horas.

¿Merece la pena Monark?
Lo mejor
  • El diseño artístico tanto en los pactbearers como en los enemigos y escenarios del otro mundo.
  • El gameplay al principio sorprende y desafía.
  • La banda sonora tiene verdaderos temazos.
Lo peor
  • El bucle jugable es repetitivo y tedioso hasta el punto que el gameplay estratégico te acaba cansando, causando también desinterés en la trama, a la que además corta el ritmo.
  • La injusta y mal calibrada dificultad de Monark hace que por muy bien que juguemos siempre estemos en desventaja con el enemigo, eliminando el componente estratégico a menos que pasemos horas y horas leveando.
  • No hay contenido secundario de interés, si queremos conseguir puntos de mejora tenemos que repetir las mismas fases que ya hicimos antes. No hay misiones que profundicen en los personajes y nos puedan aportar algo.
  • Mediocre en el apartado gráfico hasta el punto que empaña el diseño 2D con unos modelados 3D muy mejorables.
ConclusionesSumado a sus pegas en el planteamiento, no debemos olvidar que Monark es un juego que nos llega en completo inglés y que eso puede ser para muchos una gran barrera. Para cerrar el texto con una visión algo más positiva y es que si eres el tipo de jugador que busca un juego que sea un pozo de horas y no le importa repetir siempre lo mismo porque el gameplay no le aburre, Monark puede que sea un gran acierto para ti.

60

Temas relacionados: Análisis

Compartir

Este dispositivo ha sido analizado de forma independiente gracias a una cesión por parte de la marca. El artículo contiene enlaces de compra por los que Alfa Beta Juega podría percibir una comisión. Únete al canal de chollos de Andro4all para enterarte de las mejores ofertas antes que nadie.

Disney+ logo
Date de alta en Disney+ por 8,99 euros y sin permanencia ¡Suscríbete a Disney+!
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!