Análisis de The Last of Us Parte I - Respetando la obra original con un apartado gráfico de escándalo

Analizamos The Last of Us Parte I en PlayStation 5 para contaros cuáles son las novedades que trae.

Análisis de The Last of Us Parte I - Respetando la obra original con un apartado gráfico de escándalo

Hace unas semanas, Yoshinori Kitase daba la mejor definición que se me puede ocurrir sobre lo que es un remake. El director original y ahora productor de los remakes de Final Fantasy VII comentaba que en el momento en que tienes un edificio y lo quieres reconstruir, si lo derribas por completo y construyes algo de cero ahí tienes un remake, pero si conservas los cimientos y la estructura y construyes alrededor te queda algo que es más que un remaster pero menos que un remake.

The Last of Us Parte I no es un remake, y no se debería considerar como tal, pero tampoco es un remaster. La gente de Naughty Dog ha hecho un juego que es una copia escala 1:1 del The Last of Us que se lanzó en 2013, pero rehaciendo por completo todo el apartado técnico para PS5: modelados (tanto de personas como de escenarios), iluminación, texturas, animaciones faciales, renderizado o sonido son algunos de los elementos que son completamente nuevos en el juego. Por otro lado, la jugabilidad, el diseño de niveles, la progresión, el gunplay y todo lo relacionado en cómo se juega el juego es idéntico, lo que supone perder muchas de las mejoras introducidas en su secuela.

Análisis de The Last of Us Parte I

Y sí, si os queréis quedar con la valoración del juego os podéis conformar con el anterior párrafo, ya que esa es la mejor forma de resumir qué es The Last of Us Parte I: Una versión 1:1 del juego original con un apartado técnico digno de los juegos más potentes de PlayStation 5. Ahora, si me permitís ahondar en ello, aquí tenéis el análisis de The Last of Us Parte I en PlayStation 5.

The Last of Us Parte I en PS5

The Last of Us Parte II en PS4

The Last of Us Parte I: toda la información

The Last of Us Parte I
PlataformaPlayStation 5 y próximamente PC
Fecha de lanzamiento2 de septiembre de 2022
DesarrolladorNaughty Dog
GéneroAcción en tercera persona
IdiomaVoces y textos en castellano

Tócala otra vez, Gustavo

A estas alturas sería absurdo explicaros de qué va The Last of Us Parte I, son pocos los jugadores que no han tenido la oportunidad de jugarlo y es que a su lanzamiento original en PlayStation 3 se le sumó un remaster a PlayStation 4 al año siguiente. Ahora el juego llega a una nueva generación de PlayStation y a PC. Aun así, si sois de esos pocos que no sabéis mucho sobre él, The Last of Us Parte I nos pone en la piel de Joel Miller, quien tras un traumático acontecimiento sucedido 20 años antes, debe sobrevivir como sea en un mundo post-apocalíptico donde la sociedad ha caído a causa de un hongo que debido a una mutación se apodera de los humanos y los convierte en unos seres extremadamente violentos y contagiosos. Unos zombies, vaya.

Análisis de The Last of Us Parte I

Pero el protagonismo de The Last of Us Parte I no se lo lleva Joel, pese a ser el personaje que controlamos la mayoría del tiempo, sino que es Ellie -una niña que se ve obligada a embarcarse en un viaje con Joel- quien acaba robando todo el protagonismo. The Last of Us Parte I nos lleva por un viaje a través de Estados Unidos donde humanos e infectados serán igual de peligrosos.

¿Qué es lo que ha cambiado?

En este análisis no voy a seguir la estructura que suelo aplicar en mis análisis normales, y es que ya que estamos ante un juego cuyo mayor punto a favor y cambio respecto a su versión original se centra en el apartado gráfico voy a adelantar un poco esta sección y hablaros de los cambios técnicos.

Análisis de The Last of Us Parte I

The Last of Us Parte I es uno de los juegos más potentes de PlayStation 5, de eso no tengáis duda, y es que si bien nos ofrece un modo rendimiento que prioriza los 60 frames por segundo, su modo calidad -que prioriza la resolución y la calidad de imagen- se beneficia de uno de los añadidos más recientes en el SO de PlayStation 5, el VRR. Si tenéis un panel compatible con VRR os recomiendo encarecidamente que utilicéis el modo calidad, ya que además de una calidad de imagen cristalina (más allá del filtro de grano estilo película del juego) tendréis un rendimiento que se aprovecha de desbloqueo de frames que Naughty Dog ha añadido en ese modo. Por lo tanto, el rendimiento suele fluctuar entre 40-60 frames por segundo, que haciendo uso del VRR se suaviza mucho más y conseguimos estar más tiempo en los 60. Además del VRR también tenemos un uso brillante del HDR, como en su segunda parte, que ayuda mucho más a potenciar los escenarios del juego.

Pero bueno, volvamos al juego, "¿Qué es lo que ha cambiado?" os podéis preguntar. La respuesta más simple es que ha cambiado todo aquello relacionado en cómo se ve el juego. No es solamente que se vea mejor (que también), sino que se ve diferente. En nuestra memoria seguramente haya planos icónicos y momentos que nos parecerán idénticos si nos acordamos del juego original, pero la realidad es que los modelados de las ciudades, personajes, escenarios y demás se han hecho de 0, por lo que la mayoría de ellos son distintos, todo eso mientras nos "recuerdan" a los originales.

Análisis de The Last of Us Parte I

A nivel gráfico, The Last of Us Parte I cuenta con algunos de los modelados más realistas que recuerdo, superando con creces a los de The Last of Us Parte II y la mayoría de títulos que han llegado a PS5. La iluminación es una verdadera locura, potenciada por la iluminación global y el trazado de rayos que se aplica no solo a los reflejos sino que hace un trabajo increíble en la iluminación, con unos resultados que me recordaban al magnífico trabajo de 4A Games en la versión next gen de Metro Exodus.

Las texturas y las superficies destacan todavía más con esta nueva iluminación. En un mismo plano podemos ver como las lágrimas, la piel o la sangre de Ellie reaccionan de forma completamente distinta a la luz originada por el fuego a su alrededor. Lo mismo podemos ver durante el gameplay, cuando al caminar cerca de una bengala lanzada por un enemigo su luz roja se reflejará por las armas, ropa y cara de Joel de forma diferente. Los reflejos, mencionados anteriormente, también se ven extremadamente potenciados. Si bien se sigue utilizando SSR cuando se quiere ofrecer más detalle en reflejos cercanos, veremos como los charcos o superficies con agua reflejan elementos lejanos y fuera de cámara.

Análisis de The Last of Us Parte I

Por si eso fuese poco, las cinemáticas realizadas originalmente con CGI ahora se reproducen en tiempo real en nuestra consola, reflejando el atuendo o las armas que llevamos en ese mismo momento y demostrando que se ha conseguido llegar a un nivel de calidad superior en tiempo real que el pre-renderizado en 2013. Las transiciones además se han vuelto mucho más fluidas y ya no encontraremos ese pase a pantalla en negro entre gameplay y escena cinemática. Incluso muchas de ellas se han suavizado para encajar una transición cinemática-gameplay sin corte de cámara. Siguiendo con las cinemáticas, las expresiones también se han mejorado tomando de referencia la captura de movimiento original. Los movimientos y expresiones de los personajes ahora están más pulidos que nunca.

Análisis de The Last of Us Parte I

A nivel de diseño, la mayoría de modelados de personajes principales también ha sufrido un lavado de cara. Joel y Ellie tienen un rostro más acorde al de The Last of Us Parte II, mientras que Tess ha sufrido un cambio más radical. Personajes como David, Bill, Tommy o María también han sufrido sus cambios.

Otro de los aspectos mejorados lo encontramos en el sonido. Los disparos, explosiones y efectos de los chasqueadores se han visto mejorados y potenciados, ayudados por el audio 3D que agradeceremos si jugamos con auriculares, ya que nos meterá todavía más adentro del escenario, siendo útil cuando queramos evitar emboscadas.

Análisis de The Last of Us Parte I

Finalmente también hay que hablar de otras tres mejoras. La primera es más evidente y es que el banco de mejoras de armas se ha cambiado para adaptarse al sistema aplicado en The Last of Us Parte II. Ahora veremos a Joel desmontar las armas y utilizar las herramientas que recogemos por el terreno para poner piezas nuevas y mejorarlas. Otra mejora la encontramos en la inteligencia artificial. Los enemigos se comportan de forma más realista que en el juego original, buscando flanquear y adaptándose a nuestro timing, hasta el punto en que algunas veces nos forzarán a arriesgarnos si queremos ir a por ellos.

Análisis de The Last of Us Parte I

En cuanto a la IA amiga, también han disminuido los momentos en los que Ellie o Tess decidían ponerse delante de los enemigos (aunque ellos hacían caso omiso, claro). Ahora nuestros aliados nos seguirán o verán venir que un enemigo está cerca y les puede descubrir. Aun así, no me he librado de momentos en los que -una vez más- Ellie decidía presentarse delante de enemigos muy cabreados que aun así no la detectaban.

La última mejora está en nuestras manos (como el mañana en Death Stranding, Kojima me debes 5 euros por esta promo) y es que el DualSense se utiliza de maravilla en The Last of Us Parte I. Los gatillos están adaptados a todas las armas, haciendo más realista que nunca cada uno de nuestros disparos. Por otro lado, el feedback háptico se encarga de trasladar los pasos, lluvia, saltos, golpes, galope y un sinfín de sensaciones a nuestras manos. Además, también se ha añadido una función de accesibilidad que hace que la pronunciación y énfasis de las frases de los protagonistas se trasladen a esa vibración háptica para que la gente con problemas auditivos pueda sentir la entonación.

Análisis de The Last of Us Parte I

Siguiendo con la accesibilidad, todas las funciones presentes en The Last of Us Parte II y algunas nuevas -como la acabada de comentar- están presentes en el juego, haciéndolo uno de los juegos más accesibles del mercado actual. Al final, si jugamos todos, ganamos todos.

¿Y qué es lo que está igual?

Si dejamos de lado todo el apartado gráfico, el resto de The Last of Us Parte I es lo mismo. Adaptando la pregunta de la anterior sección, si queréis saber "¿Qué es lo que no ha cambiado?", la respuesta más simple es que no ha cambiado todo aquello relacionado en cómo se juega el juego. La misma historia, los mismos niveles, el mismo gameplay, las mismas fases, los mismos enemigos, las mismas armas, los mismos coleccionables... Si hemos jugado varias veces a The Last of Us sabremos qué ruta seguir, dónde están los enemigos, cómo encontrar los coleccionables, las contraseñas, lo que nos cuentan los coleccionables, los chistes de Ellie, cómics, conversaciones... The Last of Us Parte I es una versión idéntica al juego original en ese sentido.

Análisis de The Last of Us Parte I

Habrá gente que esté contenta con esto, ya que realmente es una versión que ha sido ultra fiel a la obra original, imagino que también era el objetivo de Naughty Dog. No se ha cambiado nada, ni una coma (bueno, hay un par de easter eggs algo irrelevantes pero graciosos). No nos vamos a encontrar cambios en la trama, apariciones de personajes por sorpresa o referencias a algunos sucesos contados en The Last of Us Parte II.

Otra de las cosas que sirven para argumentar que The Last of Us Parte I no es un remake son justamente los cambios jugables. Los remakes recientes de Resident Evil se atrevieron a cambiar el estilo de la cámara, el control o algunas fases jugables, lo adaptaron a los nuevos tiempos y ofrecieron un control nuevo. Claro que ellos "hicieron el edificio de cero", mientras que en The Last of Us Parte I se han "mantenido los cimientos" -como diría Kitase-, de ahí que unos sean remakes y este no. Sí, habrá alguna que otra animación nueva al moverse o al recoger recursos, pero no son animaciones que aporten algo al gameplay en sí.

Análisis de The Last of Us Parte I

Si bien cambios drásticos como para llamarlo remake podrían parecer excesivos para los más puristas, echo en falta algún cambio de mejora de calidad de vida en el gameplay. ¡Hasta Mass Effect Legendary Edition (que es un remaster) hizo cambios necesarios en el gameplay de la primera entrega! El movimiento de Joel y Ellie es idéntico al juego original y se echa mucho de menos esa fluidez de The Last of Us Parte II donde podíamos saltar o tumbarnos en el suelo.

Al no utilizarse esas mecánicas tampoco veremos zonas con hierba alta sobre las que escondernos o simplemente formas nuevas de hacer frente a los enemigos. Tampoco se han introducido novedades en las zonas donde nos enfrentamos a ellos. Se pierde esa verticalidad de The Last of Us Parte II para volver al planteamiento original. The Last of Us Parte I se juega exactamente igual que hace 9 años. Y vuelvo a lo dicho antes, para algunos eso puede ser perfecto, pero para otros también puede implicar dar un paso atrás después de venir de una jugabilidad sublime en The Last of Us Parte II.

Análisis de The Last of Us Parte I

En mi caso, me quedo algo huérfano en este apartado. Por un lado me gusta mucho el planteamiento original, pero por otro aprecio mucho todo lo introducido en la segunda parte en materia jugable y tras ponerme a los mandos con un juego y otro, noto que pese a verse mucho mejor, el juego más reciente que se ve tan bien se juega peor.

Conclusiones y nota de The Last of Us Parte I

The Last of Us Parte I es una fiel representación del juego original, con un núcleo jugable y de diseño que se han mantenido intactos 9 años después, tras aplicarle una envoltura con una calidad gráfica y técnica que lo convierte en uno de los juegos que mejor se ven en PlayStation 5.

Análisis de The Last of Us Parte I

La historia de Joel y Ellie, las situaciones a las que se enfrentan, los personajes con los que se encuentran, la evolución de su relación y el potente desenlace siguen siendo los de la obra maestra que fue el juego de 2013. Nada de eso cambia, The Last of Us Parte I respira por todos sus poros lo mismo que el juego original, sentiremos que estamos jugando al juego original acompañados de los acordes de Gustavo Santaolalla y las magníficas voces de Lorenzo Beteta y María Blanco. Todo es tal y como lo recordamos, pero con una calidad gráfica desorbitante.

El problema llega cuando pensamos "¿Podría haber ido a más? ¿Se ha sacrificado fidelidad con la obra original a cambio de no ofrecer mejoras jugables y de diseño de nivel?". Quizás por eso no es un remake.

Análisis de The Last of Us Parte I

The Last of Us Parte I en PS5

The Last of Us Parte II en PS4

90Sobre 100
¿Merece la pena The Last of Us Parte I?
Lo mejor
  • Gráficamente increíble.
  • La historia original, una de las obras maestras de PS3, en su mejor versión.
  • La utilización del VRR y HDR ofrece en paneles OLED una calidad de imagen superior.
  • El DualSense y sus funciones.
  • La mejora en el apartado sonoro.
Lo peor
  • Los añadidos extra (modelos, contadores de speedrun, etc.) saben a poco.
  • Jugablemente es el mismo juego.
ConclusionesThe Last of Us Parte I es la versión definitiva del juego lanzado en 2013. Con un lavado de cara para convertirlo en uno de los juegos más potentes de PS5, The Last of Us Parte I es una recreación 1:1 del juego original en materia jugable, tanto para lo bueno como para lo malo.

Este dispositivo ha sido analizado de forma independiente gracias a una cesión por parte de la marca. El artículo contiene enlaces de compra por los que Alfa Beta Juega podría percibir una comisión. Únete al canal de chollos de Alfa Beta Juega para enterarte de las mejores ofertas antes que nadie.

Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!
Para ti