Close Button
Compartir

Ya venimos avisando que Ataque a los Titanes se encuentra en un momento clave de su historia de cara al futuro de los acontecimientos y es que entrar por fin en el sótano del padre de Eren ha resultado ser mucho más fructífero de lo que pensaban los protagonistas de la serie. El capítulo semanal de la tercera temporada ha seguido ahondando en los recuerdos de Grisha Jaeger, el portador anterior del Titán de Ataque (nombre del titán que posee eren originalmente). Justo antes de acabar medio desmemoriado cerca de Shiganshina, Grisha fue testigo de todo lo que ocurrió con sus compañeros y también con su esposa Dina, la cual se transformó en un titán que a todos os sonará bastante, pues fue el que devoró a la madre de Eren.

Sí, en un extraño giro de los acontecimientos, descubrimos que, realmente, ese titan sonriente y espeluznante resulta ser familia de los Jaeger, pues fue la primera esposa de Grisha y descendiente de la familia real. Esto no lo sabemos hasta que la joven no se transforma y vemos cómo es su aspecto tras la "titanización". Esto quiere decir que ha estado vagando por los territorios entre las murallas todos esos años hasta el comienzo de la serie, cuando los titanes Acorazado y Colosal deciden poner fin a la humanidad que reside en los muros.

Temas relacionados: Ataque a los Titanes

Compartir
Disney+ logo
Sigue a Alfa Beta Juega y entérate de todas las novedades en videojuegos y anime Síguenos en Google News
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!