Kimetsu no Yaiba: Está es la oscura razón detrás del sombrero de Mulan Kibutsuji

Sorprendentemente, no. No está inspirado en Michael Jackson

Kimetsu no Yaiba: Está es la oscura razón detrás del sombrero de Mulan Kibutsuji

Uno de los villanos principales de Kimetsu no Yaiba es Muzan Kibutsuji, el llamado rey de los demonios, quien con su sangre puede convertir a cualquier persona en un poderoso ser, a cambio de su subordinación. Sin embargo, uno de sus elementos más característico es su sombrero color blanco, pantalones del mismo color, chaqueta y un cabello rizado que podrían haberte recordado a Michael Jackson, el rey del pop (¿casualidad de que ambos sean reyes). Pero, ¿de dónde proviene esta curiosa apariencia?

Una de las primeras pistas que tenemos es la época histórica en la que toma lugar la obra de Koyoharu Gotouge, la Era Taisho (1912-1926), el llamado proceso de modernización de Japón, en el que abrieron sus puertas al mundo con miedo, escepticismo y ansías de poder. Por esto, no es sorpresa que la inspiración del principal villano provenga de las mafias italianas de aquella época, que dominaban la zona de Manhattan y el estado de Nueva York:

kimetsu no yaiba muzan sombrero blanco

Esta fecha cuadra con el período, de acuerdo a El Español: El 17 de enero de 1920, Estados Unidos se quedó seco. La 18ª Enmienda, ratificada un año antes, prohibía la “fabricación, venta o transporte de licores embriagantes” dentro del país. Así empezó la época de la Prohibición, casi 14 años de una orgía de delincuencia sin parangón. A pesar de que, técnicamente la Era Taisho es ya un momento de modernización y paz (contrarios a las turbulentas guerras internas de la Era Meiji), la sociedad japonesa seguía teniendo miedo de todo lo que provenía de Occidente.

Otro ejemplko de ellos es Diez noches de sueño de Natsume Soseki, en el que a través de Diez sueños, diez viajes al subconsciente, diez oníricas visiones, melancólicas, angustiosas, oscuras, tormentosas y en las que en ocasiones se vislumbra la muerte, este autor japonés nos revela sus miedos e inseguridades (que compartía con la mayor parte de la sociedad de esa época). En la última de las noches, conocemos a un dandy llamado Shōtarō que usa el llamado sombrero de Panamá, él termina luchando contra una banda de cerdos que intentan lamerlo hasta su muerte.

kimetsu no yaiba muzan sombrero

Muzan mirando a Tanjiro en Demon Slayer

Dado que Sōseki busca compartir su miedos internos, no es difícil ver que este personaje representa su miedo a lo que la influencia occidental puede hacer en el país.

Muzan Kibutsuji de Kimetsu no Yaiba es el miedo de una época

Por esto, no es sorpresa que Koyoharu Gotouge haya decidido emplear a este arquetipo del imaginario japonés de la época para representar sus más grandes miedos e inseguridades en el "Rey de los Demonios". Otro ejemplo de esta connotación occidental sobre este villano es el primer encuentro entre Muzan Kibutsuji y Tanjiro Kamado, cuando se encuentran en el distrito de entretenimiento de Asakusa, un lugar que representa "la perversión occidental" en Japón. Tanjiro incluso expresa lo abrumado que se siente por toda esta tecnología y ruido, y se retira a un puesto de udon para pedir fideos cubiertos con ñame de montaña japonés rallado.

Todo sobre su encuentro establece a los dos personajes como polos opuestos. En un rincón, tienes a Muzan con su ropa y sombrero de estilo moderno que le permiten mezclarse en un mundo de tecnología y electricidad, donde puede esconderse a simple vista. En la otra esquina, está Tanjiro con su tradicional chaqueta con patrón Ichimatsu (a cuadros), que tiene problemas para asimilar y encuentra consuelo en la comida que le recuerda su crianza rural en el mundo natural de las montañas japonesas.

muzan kimetsu no yaiba

La mejor forma de "representar" cómo Occidente pervertía a la sociedad japonesa es que Muzan Kibutsuji tiene que darle de su sangre para "convertir en demonios" a seres inocentes y cómo estos replican su mal en la sociedad. Por ejemplo, Rui, el Demonio Araña crea toda una familia de grotescos Demonios Araña. Contrario a lo que podríamos pensar, las arañas se consideran criaturas muy benévolas en el budismo japonés. Pero Muzan, el símbolo andante de la modernidad, tomó a esa gentil criatura de la naturaleza y la corrompió en algo aterrador.

También Muzan también aparece como una mujer que viste un kimono cuando está cortejando a otros demonios, la mayoría de los cuales también visten ropa tradicional japonesa. Este tipo de seducción es una con la que juega con este simbolismo entre Japón y Occidente. Por esta razón es que Muzan es representado de todas estas diversas y seductoras formas.

Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!
Para ti