Close Button
Compartir

La historia de Shinjuro Rengoku es, cuando menos, interesante y trágica

Kyojuro Rengoku fue el primer Hashira que vimos en acción en Demon Slayer: Kimetsu no Yaiba (sin tomar en cuenta a Tomioka), él se ganó un lugar en el corazón de sus fans, gracias a su aparición en el Arco del Mugen Train, donde peleó en contra de Akaza, la tercera luna demoníaca superior y uno de los demonios más fuertes bajo las órdenes de Muzan Kibutsuji. Sin embargo, los trágicos resultados de ese combate traen a la luz un dato curioso: Su padre era mucho más poderoso que él.

Aunque Kyojuro siguió los pasos de su padre, Shinjuro Rengoku, nunca llegó a aprender nada de él. De hecho, tanto su técnica de respiración como su habilidad de pelea fueron resultado del aprendizaje autónomo, lecturas de los libros de la biblioteca familiar y práctica personal. Pero, ¿por qué su padre Shinjuro Rengoku siendo tan poderoso lo abandonó a su suerte como cazador de demonios?

shinjuro rengoku kimetsu no yaiba demon slayer hashira

La principal respuesta a esta pregunta de Kimetsu no Yaiba (Demon Slayer) es: La familia. Shinjuro es uno de los cazadores de demonios más fuertes de la historia. Debido a su técnica de respiración dominante, se le consideraba un espadachín excepcional en sus días como Hashira.

Sin embargo, un día predestinado después de la muerte de su amada esposa, Ruka Rengoku, Shinjuro se separó del mundo que conocía, abandonando el voto que hizo como asesino de demonios. Él cultivó tanto el odio como la agonía y comenzó a beber mientras cumplía con sus deberes, a pesar de que fue la persona que juró proteger a los demás, a su esposa y a su familia, de los demonios y estaba lo suficientemente determinado como para dar su vida en el proceso si llegaba a ese punto.

Shinjuro dejó de ser un Hashira y, antes de jubilarse, destrozó el Registro generacional de los Hashira de la flama, que se había transmitido de generación en generación en la familia Rengoku. El corazón de piedra de Shinjuro lo cegó hasta el punto de que incluso la muerte de su hijo mayor, Kyojuro, no lo molestó. Incluso, comenzó a regañar a su hijo y sus capacidades frente a Tanjiro, y ambos se enfurecieron y pelearon entre sí, culminando con el característico cabezaso de Kimetsu no Yaiba (Demon Slayer), para hacerlo entrar en razón.

La verdad detrás de la cara de Shinjuro Rengoku en Kimetsu no Yaiba (Demon Slayer)

En el fondo, en algún lugar, Shinjuro realmente se preocupa por sus dos hijos y quería alejarlos del peligroso mundo de los cazadores de demonios. Como se ve en el primer episodio del arco del Distrito Rojo de Kimetsu no Yaiba (Demon Slayer), después de recibir las últimas palabras de Kyojuro, se echó a llorar. Aunque Shinjuro nunca fue amable con su hijo, realmente tenía grandes esperanzas puestas en él, en su futuro como guerrero y hashira de la flama.

shinjuro rengoku kimetsu no yaiba demon slayer hashira

Algún tiempo después, Shinjuro se disculpó con Tanjiro a través de una carta y le explicó todos los eventos que vio, las decisiones que tomó y las consecuencias de sus actos. Mostró un gran sentido de orgullo por Kyojuro, quien entrenó constantemente y aprendió la Respiración de la Llama con solo leer 3 volúmenes de la biblioteca familiar. Shinjuro también trajo a un candidato excepcional como Obanai Iguro, quien se convirtió en un pilar en el Demon Slayer Corps.

Cuando el Demonio Serpiente estaba a punto de matar a Obanai, Shinjuro vino al rescate y derrotó al demonio con la máxima eficiencia. Shinjuro incluso trató de reunir a Obanai con su primo. Sin embargo, después de ver la actitud hostil del familiar, Shinjuro decidió llevarse a Obanai con él para convertirlo en un cazador de demonios.

Temas relacionados: Demon Slayer

Compartir
Disney+ logo
Date de alta en Disney+ por 8,99 euros y sin permanencia ¡Suscríbete a Disney+!
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!