¡Así no! 5 momentos de la animación de Dragon Ball dignos del olvido

¡Así no! 5 momentos de la animación de Dragon Ball dignos del olvido

Dragon Ball se caracteriza por tener diseños increíbles para sus personajes, aunque en ocasiones no es posible negar que las animaciones de ciertos protagonistas o batallas son malísimas, al igual que ocurre con estos tatuajes de Dragon Ball que nadie querría tener.

Hoy te ofrecemos una pequeña lista de 5 momentos del anime de Dragon Ball con animaciones terribles, tanto que incluso pueden colarse en tus sueños y crearte una verdadera pesadilla. Si eres una persona sensible a las malas animaciones o te ponen de mal humor, te recomendamos que tomes un café o un trocito de chocolate mientras recuerdas estos cinco momentos que nunca debieran haber existido.

1. Krillin, cada vez más pequeño

Krillin se vuelve más bajito

Vamos al lío, Krillin siempre ha sido bajito y eso lo sabemos todos y lo aceptamos sobradamente, pero en Dragon Ball Super, por algún tipo de magia negra, Krillin ha empequeñecido aún más, pues en lugar de llegarle a los hombros a Androide 18, casi ni pasa de la cintura de su mujer. Es cierto que es un detalle menor, pero consideramos que este tipo de fallos en un anime que lleve el nombre Dragon Ball como insignia, tiene que currárselo mucho más.

2. Vegeta, ¿esa es tu cara?

La cara de Vegeta es irreconocible

Tal y como ocurre con la altura de Krillin, la cara de Vegeta en Dragon Ball Super es de traca, sobre todo si vemos el Episodio 5 en el que Goku lucha por vez primera contra Beerus. En esta lucha vemos brevemente a Vegeta, con quien contacta King Kai y, la visión que aparece en pantalla es cualquier cosa menos Vegeta. No solo hay que recalcar que no se parece en nada al Saiyan, sino que, además, las expresiones en la cara son prácticamente inexistentes, como si Vegeta hubiera decidido llenarse la cara de Botox en estos últimos años.

3. Goku y Hit, un momento pasado por agua

Goku se prepara para la batalla contra Hit

En Dragon Ball Super las animaciones de ciertas batallas son decadentes, y nos estamos conteniendo en calificarlas de otro modo. Un ejemplo perfecto es el reencuentro de Hit y Goku que pasó de ser, teóricamente, un momento realmente singular, a ser una serie de formas ovaladas flotantes, impidiendo disfrutar de la lucha en sí misma. Si hay algo que Dragon Ball ha de potenciar, son los combates, pues son una parte esencial de su ADN, por eso cuesta entender que ante un momento importante, los animadores hayan optado por hacer un trabajo tan paupérrimo.

4. ¿Reciclando escenas? ¡No señor!

Escena reusada de Goku en Dragon Ball

Sí, lo sabemos, el Torneo de Poder es el clímax de Dragon Ball Super, pero no por eso es necesario reutilizar y reciclar escenas hasta la saciedad. Por ejemplo, en las batallas de Goku contra Bergamo, Goku contra Jiren o Vegeta contra Ribrianne, tenemos frames que se han usado antes y la escena en la que Goku bloquea cortinas de fuego ki se uso hasta tres veces. Sabemos que dibujar y animar es un proceso arduo y costoso, pero este tipo de "copia pega" tan evidentes, es mejor evitarlos si no quieres drama hasta el final de los días.

5. Goku y Golden Freezer: así no, gracias

Goku lucha contra Golden Freezer

La lucha entre Goku y Golden Freezer en Dragon Ball Super no puede ser descrita de una forma educada y correcta, menos después de ver el gran trabajo de animación que se había hecho en Dragon Ball Z: Resurrection "F" para dar pábulo a la intensa batalla entre el Saiyan y el villano. Ya no es solo que la animación fuera un desastre es sí, con una coreografía de golpes bastante absurda, sino que los diseños son extremadamente pobres y de baja calidad, pues en momentos los rostros no son reconocibles o las posiciones y posturas son realmente raras. Esto tuvo una repercusión en la percepción de esta nueva batalla entre Goku Y Freezer, haciendo que el momento no luciera como debiera y pareciese un evento de segunda categoría.

Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!
Para ti