Close Button
Compartir

La técnica milenaria del tatuaje lleva en nuestra vida desde que surgió el ser humano moderno. A pesar de que hace unos años esta técnica en la piel estaba socialmente mal vista, actualmente es tan común que casi todo el mundo tiene uno hecho. Como múltiples tatuadores, Andrey Tattoing [email protected]andreytattoing en Instagram- diseñó un dibujo sobre la piel de uno de sus clientes basándose en el sharingan del clan Uchiha.

Existen distintos estilos de tatuajes, blackwork, solo con tinta negra; tradicional, delimitados con líneas negras puras, sólidas y sencillas que suelen ser gruesas; dotwork, puntillismo; acuarelas; tradicional japonés... Pero en este caso tenemos un neotradicional. Este new school es la vuelta a la vieja escuela y ofrece una visión mejorada del tradicional. Asimismo, conserva numerosos elementos de su antecesor como, por ejemplo, las líneas gruesas marcadas. Pero añade colores brillantes y con flúor, extendiendo a una amalgama más grande la paleta de colores utilizada. Se opta por la rama de lo natural haciendo bocetos más realistas. Pues bien, aquí tenemos al famoso cuervo de Itachi combinado con un fondo de sharingan haciendo honor al clan Uchiha de la serie de anime Naruto.

Tatuaje inspirado en Naruto

Una de las primeras personas que se haya encontrado tatuada es el hombre de hielo, Ötzi. La momia más antigua de los antepasados europeos vivió en la Edad de Cobre hasta los 46 años de edad. En esa época se realizaba como una especie de acupuntura, aunque también se podía considerar una función mágica y curativa. Más tarde en la antigua Roma los guerreros se tatuaban para demostrar su valentía o confirmar su madurez. Del mismo modo, en oriente los Yakuza se apropiaron de esta práctica aunque se relacionaba con los criminales. Aunque a partir del siglo XVII pasó a considerarse una forma de plasmar pequeñas obras de arte.

Pero a pesar de que en la historia de los tatuajes se asociara con personas de clase baja, como a principios del siglo XX, o con criminales, actualmente todo ha cambiado. Incluso existe una filia denominada estigmatolofilia, que consiste en una atracción sexual hacia una persona tatuada. Esto llega a los límites de que una persona tatuada tiene más probabilidades de tener más encuentros sexuales que otras personas. Por lo tanto, cualquiera puede hacerse uno y no necesariamente tiene que mostrar su valentía o un significado trascendental, sino simplemente un hobbie o una serie que te apasione, como en este caso el anime de Naruto.

Temas relacionados: Naruto

Compartir
Disney+ logo
Sigue a Alfa Beta Juega y entérate de todas las novedades en videojuegos y anime Síguenos en Google News
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!