Close Button
Compartir

Desde que Pokémon Rojo y Azul llegaron a nuestras Game Boy, llevamos ya más de 20 años viendo nuevas criaturas a medida que Game Freak, la Pokémon Company y Nintendo han ido trayendo nuevas entregas de la franquicia. Así, nos plantamos con los cercanos Pokémon Espada y Escudo que tanto han dado que hablar estos días, y con más de 800 criaturas que abren un abanico inmenso de posibilidades, pero que también nos dejan muchas preguntas. Seguro que más de una vez os lo habéis preguntado, ¿por qué este Pokémon no es evolución de este otro?

Algo que lleva sucediendo desde la primerísima generación, y que se ha prolongado hasta hace muy poco. Por razones que se escapan a nuestro entendimiento, hemos trazado líneas evolutivas de forma instintiva que han acabado quedando en nada. Una situación un poco frustrante y, en ocasiones, totalmente ilógica por los evidentes parecidos que hay entre los monstruos. Algo que, además, nos ha animado a señalar los casos más flagrantes. Te traemos los 7 Pokémon que deberían ser evoluciones de otros, un listado repleto de intentos evolutivos frustrados y que, seguramente, tengamos que ampliar con la llegada de la Generación 8.

Cubone, Marowak y Kangaskhan

Cubone

CuboneMarowakKangaskhan

La historia de Cubone y Marowak es una especialmente triste. El pequeño Pokémon de Tipo Tierra lleva en su cabeza el cráneo de su difunta madre, por la que llora constantemente. La morfología de este cráneo no se parece demasiado ni a la de él ni a la de su evolución, Marowak, pero tanto esta como su historia sí que cobran especial sentido si pensamos en otra criatura: Kangaskhan. El hecho de que ambos compartan cierta inspiración australiana, el primero por su Huesomerang y el segundo por su clara inspiración en los marsupiales, invita a pensar que están conectados; pero no es así. Kangaskhan podría ser perfectamente la forma final de un Cubone hembra, de hecho, la cría que lleva en su interior podría acabar convirtiéndose en este. Otra oportunidad desperdiciada.

Tauros y Bouffalant

Tauros

TaurosBouffalant

El gran enemito de todo entrenador que se acercó a la Zona Safari de Pokémon Rojo, Azul, Verde y Amarillo. Tauros era una de esas criaturas especialmente difíciles de conseguir, y que tenía la gran peculiaridad de no contar con ninguna clase de evolución, algo que le hacía perder atractivo de cara a los combates por su tipo y su falta de estadísticas contundentes. Con la llegada de la quinta generación, la PokéDex global sumó a sus entradas a Bouffalant, un Pokémon Búfalo con una descripción y una apariencia que encajan perfectamente como evolución del toro de primera generación. ¿Por qué nunca se estableció esa conexión entre ambos? Lo cierto es que es algo que jamás podremos entender.

Farfetch'd, Doduo y Dodrio

Farfetch'd

Farfetch'dDoduoDodrio

La gran estafa de la primera generación, sobre todo para aquellos dulces infantes que coleccionábamos los primeros cromos de Pokémon que aparecieron para llenar nuestros álbumes, ¿verdad? El Pokémon pato armado con su puerro se encuentra en la posición anterior de la criatura bicéfala en la PokéDex de Kanto, lo que invita a pensar que se trata de una cadena evolutiva que acaba con ese cruce entre Cerberos y una avestruz. No parece que esa fuera una buena idea para Game Freak, a pesar de que los fans contábamos con ello e hicimos todo lo posible por construir la evolución de Farfetch'd a Doduo y Dodrio, fracasando en el intento. ¿Podremos evolucionar al pato en Espada y Escudo? Parece que sí.

Cacnea y Maractus

Cacnea

CacneaMaractus

Mira las imágenes que hay arriba y piensa en cómo Gloom evolucionaba en Bellossom a partir de la segunda generación. Cacnea, aparecido en la tercera generación, cuenta con Cacturne como única evolución, y así ha permanecido desde que Rubí y Zafiro llegaron a las tiendas. Maractus llegó con la quinta generación, y su mera apariencia la convierte en la evolución perfecta para un Cacnea hembra. ¿Por qué no acabó siendo así? Otra criatura que llega en la generación 5 y que, como Bouffalant, pierde una oportunidad perfecta para tener un sentido evolutivo en Pokémon.

Luvdisc y Alomomola

Luvdisc

LuvdiscAlomomola

El simple y simpático Pokémon Escama con forma de corazón, Luvdisc, forma parte de este selecto grupo de incomprendidos que hay en la tercera generación. De hecho, este caso es muy similar al de Cacnea y Maractus, puesto que Alomomola llegó también con la quinta generación. Si ponemos uno al lado del otro, tal y como tenéis justo sobre estas líneas, parece que estemos ante una línea evolutiva la mar de evidente. ¡Pero no! El equipo de Game Freak decidió que lo mejor era que cada uno fuera por su lado como especies completamente diferentes. Una auténtica pena.

Spinarak, Ariados y Galvantula

Spinarak

SpinarakAriadosGalvantula

Spinarak es una de las criaturas más icónicas de la segunda generación introducida con Pokémon Oro y Plata. Esta pequeña araña aparecía por las noches en la región de Johto y, con el debido entrenamiento, podía evolucionar en Ariados**, conservando los tipos bicho y veneno que tanto gustan a Koga. De nuevo, la quinta generación de Blanco y Negro introdujo una criatura que encajaba y encaja perfectamente como paso final en la línea evolutiva de estas arañas: Galvantula. Sustituyendo el veneno por la electricidad, es evidente que esta tarántula pasaría perfectamente como evolución final.

Pachirisu y Emolga

Pachirisu

PachirisuEmolga

Pachirisu y Emolga tienen unas similitudes imposibles de pasar por alto. Estas dos ardillas eléctricas llegaron en la Generación 4 y la Generación 5 respectivamente, algo que invitó a todos a pensar que el sorprendentemente competitivo Pachirisu podría dar un paso más para ganar en fuerza. De nuevo, sorpresa, nada de conexión entre ellas más que las evidentes similitudes en apariencia, diseño e incluso ataques.

Temas relacionados: Pokemon

Compartir
Disney+ logo
Date de alta en Disney+ por 8,99 euros y sin permanencia ¡Suscríbete a Disney+!
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!