¿SABÍAS QUE… esta leyenda televisiva estadounidense tuvo un arcade de Sega?

¿SABÍAS QUE… esta leyenda televisiva estadounidense tuvo un arcade de Sega?

Bienvenidos a una nueva entrega de ¿Sabías que…?, el apartado de AlfaBetaJuega dedicado a las curiosidades de los videojuegos y su historia. Las licencias de producciones televisivas para videojuegos se remontan a muchos más años de los que pudiera parecer, y aunque generalmente han ido dirigidas al mercado doméstico, ha habido series que han contado con su propia máquina recreativa.

¿SABÍAS QUE… esta leyenda televisiva estadounidense tuvo un arcade de Sega?

Esto, claro está, no es nada raro ni curioso. Seguro que puedes nombrar montones y montones de series de televisión que cuentan con su versión arcade. Pero muchas de ellas serían series de animación, o hilando fino, programas del género tokusatsu como Ultraman, algo que se preste a un juego de acción en condiciones más naturales que una telecomedia, porque hablamos de una sitcom.

Y no una cualquiera. Aunque en nuestro país no tiene prácticamente fama alguna, en Estados Unidos es verdadera devoción lo que hay por Happy Days, o Días felices, como se llegó a emitir en nuestro país. Uno de sus personajes en concreto ha dejado tal impronta que ha sido parodiado en series recientes como South Park o Padre de Familia, y lo que le queda.

Y más aún, un personaje cuyos actos dieron pie a la expresión “ saltar el tiburón”, que se usa en el argot televisivo cuando una serie introduce algún acto o comportamiento totalmente inverosímil que logra descolocar a su propio público. Como ves, una institución en la tele que tuvo una recreativa, y nada menos que de Sega. Aunque los japoneses, hay que decirlo, hicieron un poco de trampa. Esta semana te hablamos de este personaje y su juego en esta entrega de ¿Sabías que…?

¿SABÍAS QUE… esta leyenda televisiva estadounidense tuvo un arcade de Sega?

¡Heeeeeeeey!

De modo que quieres hacer una telecomedia. Estupendo, si lo haces bien, la jugada te puede quedar redonda. En este tipo de series se suelen incubar personajes que luego quedan en el recuerdo por su particular forma de ser, sus manías o sus expresiones. Hagamos un rápido refresco mental y seguro que, si te cogió en su época, recuerdas a Screech en Salvados por la campana, a Carlton Banks de El príncipe de Bel-Air, a Jerry en Parker Lewis, a George Costanza en Seinfeld o ya tirando de munición pesada, a Steve Urkel en Cosas de casa. Como ves, son un vivero de personajes icónicos dentro de lo suyo, que en estos casos es ser un poco frikis.

En España no hay tanta tradición de ver telecomedias como en Estados Unidos, que nos gana de lejos. Ya en 1974 tenían su propia sitcom de éxito que estuvo en emisión nada menos que 10 años, que se dice pronto pero que hay que aguantarlos teniendo contentas a las audiencias. Es Happy Days, una serie de la ABC cuya fama trasciende fronteras y no necesariamente por si emisión, sino porque ha sido referida en múltiples producciones de una manera o de otra. De hecho, hay todo un capítulo de Padre de Familia en el que Peter Griffin monta una religión en torno a Happy Days y más exactamente a uno de sus personajes más conocidos. El mismo personaje que aparece en un capítulo de South Park y que de paso y para variar, siega la vida de Kenny. Es Arthur Fonzarelli, más conocido como Fonzie, y es con mucho el personaje más popular de la serie. Serie que, por cierto, protagonizaba Ron Howard, el director de la película en solitario de Han Solo. El destino teje extraños hilos.

Fonzie, o Fonz, es un tipo que suele vestir una chupa de cuero y un arreglado tupé, pero su marca más característica es que suele levantar los pulgares mientras dice “ Heeeeey”, su rasgo más globalmente conocido. Y es que en una serie ambientada en los Estados Unidos de los años 50, Fonzie encarna muchas cosas. Su relevancia es tal que, cuando en uno de los episodios salta literalmente por encima de un tiburón con unos esquíes acuáticos, los críticos acuñaron la expresión “saltar el tiburón” para indicar que una serie se había salido de tiesto, sacando a sus propios seguidores de su tono. Curiosamente, de entre los varios spin-offs que tuvo la serie (hasta tres de ellos, y uno con marciano incluido protagonizado por Robin Williams) ninguno fue dedicado a Fonzie, por lo que su actor, Henry Winkler, se tuvo que conformar con ser la estrella de la telecomedia más alabada de su época en lugar de serlo en dos. Pero lo que Fonzie tuvo y nadie más no fue una máquina recreativa de Sega en su honor.

¿SABÍAS QUE… esta leyenda televisiva estadounidense tuvo un arcade de Sega?

Fonz fue el nombre de la máquina, que se comercializó en 1976, en plena efervescencia de la serie, y convirtiéndose así en una de las licencias televisivas llevadas a videojuegos más antiguas. Fonzie ya tenía figuras de acción, fiambreras, camisetas, ¿por qué no un videojuego? A Sega en realidad no le costaba nada hacerle uno en el que pudiéramos ponernos en su lugar mientras pilota su querida moto, imaginando sentir el viento en la cara mientras esquiva obstáculos por las rectas e interminables carreteras americanas. En serio, no le costaba literalmente nada.

Más que nada porque el juego ya lo tenía hecho. Se trataba de su clásico Moto-Cross, también conocido como Man T.T., y a su vez éstos eran variantes de su anterior arcade, Road Racer, en las que en lugar de un coche se conduce una moto. Para la ocasión, Sega realizó un mueble personalizado con un manillar de moto como sistema de control, de manera que se podía acelerar haciendo que la motocicleta se acercara más a la parte superior de la pantalla y con ello hubiera menos tiempo de reacción para esquivar obstáculos. Pero quien sabía los que manejaban los hilos de Sega en aquel momento vieron claramente lo que hizo ahí.

Sega no hizo sino aprovechar una licencia que era de sus propios dueños por aquel entonces, la corporación Gulf+Western Company, casualmente también propietaria en 1976 de Paramount Television, quienes tenían los derechos sobre los contenidos de la cadena ABC, ergo, eran dueños de los derechos de Happy Days. Una marca con tirón para poder renombrar un juego que ya tenían y relanzarlo para saborear las mieles de la fama que destilaba el personaje televisivo más simpático de aquel momento. Si nos paramos a pensar que el grupo Journey también tendría su arcade de la mano de Midway o que una serie como Un chapuzas en casa tiene un cartucho para Super Nintendo, la cosa no es tan rara.

Hasta aquí esta entrega de ¿Sabías que…? Nos vemos dentro de siete días con más curiosidades sobre videojuegos. Hasta entonces, precaución en la carretera y levántale los pulgares a la vida. Siempre que no estés conduciendo, claro.

Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!
Para ti