¿SABÍAS QUE… un famoso juego de Amiga se portó a consola con la técnica FMV?

¿SABÍAS QUE… un famoso juego de Amiga se portó a consola con la técnica FMV?

Bienvenidos a una nueva entrega de ¿Sabías que…?, el apartado de AlfaBetaJuega dedicado a las curiosidades de los videojuegos y su historia. Hubo muchos juegos curiosos para ordenadores de 16 bits, y concretamente gestados en el Commodore Amiga. Y dentro de esta peculiaridad, la compañía Cinemaware supo labrarse un nombre propio con un estilo muy distintivo.

¿SABÍAS QUE… un famoso juego de Amiga se portó a consola con la técnica FMV?

Como su propio nombre indica, Cinemaware elaboró aventuras con una narrativa muy cinematográfica, más propias del cine por momentos, inspiradas tanto en seriales y producciones pulp, como Rocket Ranger, o en la serie B como en It Came From Outer Space, todo un tributo al clásico de Gordon Douglas de los años 50 La humanidad en peligro.

Pero de esta invasión de hormigas gigantes recorriendo el interior de los ordenadores personales ya te hablamos en su momento. Ahora queremos abordar dos versiones para consolas muy particulares. Una no llegó a ver la luz hasta hace tres años y la otra, en fin, hay que verla para creerla, porque lo cierto es que tiene algunas cosas tan delirantes que harían henchir de orgullo al gran Roger Corman, el maestro de las producciones de saldo.

Esta semana te hablamos de las versiones para consola de It Came From The Desert en una nueva entrega de ¿Sabías que…?

¿SABÍAS QUE… un famoso juego de Amiga se portó a consola con la técnica FMV?

Ese loco hormigueo

Hormigas. Están por todas partes, por todas las rendijas se cuelan, te acompañan en el campo, en el jardín e incluso en tu propia casa si no tomas las debidas precauciones de higiene. Son un insecto generalmente inocuo, aunque hay variedades que no te gustaría que te hincaran la mandíbula, y quizá la mayor molestia que la hormiga común te pueda provocar es ese picorcillo causado por su movimiento mientras trepan por tu piel. ¿A que lo sientes ahora? Pues da gracias que las hormigas que rondan cerca de tu hogar miden milímetros de largo y no unos cuantos metros.

Películas como La humanidad en peligro (Gordon Douglas, 1954), en plena fiebre de las criaturas agigantadas y antesala a la llegada de filmes de asquerosos arácnidos de descomunal tamaño, o El imperio de las hormigas (Bert I. Gordon, 1977), firmada por el mismísimo “Mr. BIG”, gran agrandador de bichos para el celuloide, nos avisaban de que pintarían bastos como a estos artrópodos les diera por crecer desmesuradamente. Cosas de las ciencia-ficción, siempre dispuesta a lanzar desde el cine guantes que la propia física no puede recoger. Pero una desarrolladora de videojuegos sí.

¿SABÍAS QUE… un famoso juego de Amiga se portó a consola con la técnica FMV?

Cinemaware se inspiró en este tipo de cine clásico de gusto popular y baja estofa para gestar sus producciones, y concretamente It Came From The Desert, de 1989. Uno de los juegos para Amiga que más notoriedad alcanzó en su momento por su peculiar planteamiento. En esta aventura con retazos de acción nos trasladamos al Estados Unidos de la década de los 50, donde encarnamos a un científico que descubre con sus propios ojos cómo una colonia de hormigas ha crecido hasta obtener el tamaño de un edificio y en pocos días arrasarán la zona, y posterioremente puede que el país, quizá el mundo. Las antenas son su punto débil, si se les vuelan de un disparo mueren. Sabiendo esto, y contra el reloj, debemos llegar hasta el fondo del asunto y llevar a cabo un plan para acabar con la amenaza de las hormigas. Un juego muy bien recibido por la crítica, con varios tipos de jugabilidad y que consiguió quedar para la historia.

Algo que no se puede decir de sus ports para consola. En plural, aunque debería ser en singular, pero el caso es que solo un año después de la aparición de It Came From The Desert, Electronic Arts y Cinemaware tenían previsto lanzar un port para Mega Drive. ¿Pero cómo llevar la variada jugabilidad y trasladar el espíritu del juego original a la consola de Sega? Fácil, no se puede. Hay que olvidarse del original, el juego para la máquina negra de 16 bits iba a ser diferente, aunque la amenaza era la misma. Pero en este caso el protagonista era un muchacho, un adolescente con un trabajo a tiempo parcial como exterminador llamado Buzz. Los desarrolladores de Pier Solar, el estudio WaterMelon, iba a echar una mano a Cinemaware en esta conversión, pero haría falta rehacer todo. It Came From The Desert, el cartucho de Mega Drive iba a ser un arcade de disparos con perspectiva cenital, pero en un entorno presto a la exploración, con nuevas variedades de terroríficas hormigas mutadas pero con un tono más propio de los 90 que de los 50. Fue en 2014 cuando la propia Cinemaware distribuyó la ROM del juego como una edición especial.

¿SABÍAS QUE… un famoso juego de Amiga se portó a consola con la técnica FMV?

Esta versión fue finalmente cancelada, pero hubo otra que corrió mejor suerte. O no. Turbografx-CD, la versión para Estados Unidos de la PC Engine CD, sí llegó a tener su It Came From The Desert. Y tampoco se parecía tanto al original de Amiga. De hecho, este port se tomó muy en serio la parte del cine de serie B y se trufó de escenas rodadas en FMV, la técnica que dió juegos como Night Trap o Mad Dog McCree. Lo chocante es que estas escenas protagonizadas por malos actores sobreactuados daban paso a secciones de juego arcade en vista lateral no mucho mejores. Pero lo más perturbador quedaba para cuando la mismísima hormiga reina nos hablaba telepáticamente con una voz distorsionada en unas escenas un tanto lisérgicas, o cuando las hormigas capturaban a algún humano, con lo que el desdichado o desdichada aparecía en el suelo en toda su gloria digitalizada para que controlando un punto de mira disparemos a las hormigas que acuden a merendárselo literalmente, y es que poco a poco van mondando al infeliz hasta dejar al aire sus huesos y vísceras, pero mientras no lleguen a comerse su cabeza no pasa nada porque cuando acabemos se levantará como si tal cosa.

El resultado de esta versión para Turbografx-CD es que el juego tiene una duración de una hora y media, buena parte de la cual son escenas cinemáticas, y con una jugabilidad que no invita precisamente a jugarlo muchas veces. Quizá tuviera que ver que para el año de su lanzamiento, 1992, Cinemaware ya estaba condenada a dejar de desarrollar juegos debido a que el resto de sus títulos no funcionaron especialmente bien en el mercado. Una lástima.

Hasta aquí esta entrega de ¿Sabías que…? Volveremos en siete días con más curiosidades después de fumigar a conciencia. Hasta entonces, no dejes que te muerdan las hormigas. Sobre todo si son gigantescas.

Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!
Para ti