Un escritor afirma que The Legend of Zelda: Breath of the Wild le ha salvado del suicidio

Un escritor afirma que The Legend of Zelda: Breath of the Wild le ha salvado del suicidio

Mucho se habla de las supuestas influencias nocivas de los videojuegos, pero poco de cuando ayudan a salvar una vida. El escritor y periodista Derek Buck ha dado testimonio de ello desde su propia experiencia. Buck ha confesado que tras sumirse en una profunda depresión estuvo considerando la idea del suicidio, pero justo a tiempo de optar por quitarse la vida hizo su aparición The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Y el juego cambió su visión de la vida.

Un escritor afirma que The Legend of Zelda: Breath of the Wild le ha salvado del suicidio

Buck contado su experiencia a través de Gamesradar de una manera bastante cruda: “No puedo decir que la depresión sea lo más aterrador que he experimentado jamás porque no puedo compararla con ninguna otra experiencia. Es una lucha diaria contra el dolor y la ansiedad que parece que no ganas nunca y que consume todo. Trabajo, relaciones, amigos, sueños, es un agujero negro que absorbe todas las cosas que significan algo para ti y las hace añicos a nivel molecular”.

Un escritor afirma que The Legend of Zelda: Breath of the Wild le ha salvado del suicidio

Hyrule, el mundo del juego, ha sido la clave: “La depresión estaba destruyendo mi mundo, así que doy gracias por haber encontrado otro”, afirma Buck. “Aunque seas consciente de lo que te rodea no lo puedes ver de la manera en que solías hacerlo. No puedes ver nada como solías hacerlo, y el mundo se convierte en un lugar oscuro y asfixiante. Hyrule es todo lo contrario. En Hyrule, la luz es tan brillante que parece venir de todas partes, disparando como rayos de cada brizna de hierba. En Hyrule, siempre estuve al borde de algo nuevo, una promesa de descubrimiento que liberó mi espíritu del ancla de dos toneladas que eran mis propios pensamientos”.

“En Hyrule, aunque solo fuese por unas horas, pude respirar. Breath of the Wild se había vuelto muy importante para mí, y no tenía nada que ver con la jugabilidad o los gráficos, ni con ninguna de las cosas con las que los críticos babean. Hyrule se había convertido en mi esc ape. Me proporcionó un santuario propio permitiendo interrumpir el dolor y la ansiedad con comodidad y paz; la desesperanza y la derrota con valor y optimismo. Y cuanto más tiempo pasé allí, más terapéutico se volvió”. El testimonio de Buck es difícil, pero también muy revelador. Para muchos, los videojuegos son su vida, en más de un sentido.

Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!
Para ti