Close Button
Compartir

Analizamos Ghostwire Tokyo en PS5, lo nuevo de los creadores de The Evil Within.

Ghostwire Tokyo se presentó junto a Deathloop como dos títulos exclusivos temporales de PS5. Ambos comparten una característica única: la originalidad que desprenden. Si el juego de Arkane nos proponía una experiencia con una narrativa centrada en la repetición y en realizar una partida perfecta para asesinar a unos objetivos, la narrativa de Ghostwire Tokyo es más "común" pero no su trama o ambientación.

Tango Gameworks nos lleva a una versión del barrio de Shibuya tomada por los Visitantes, donde los humanos han desaparecido por culpa de una extraña niebla. Estos Visitantes son, justamente, una representación distorsionada de la forma de ser de los humanos que han desaparecido, algunas de ellas originales y otras que toman prestados los diseños de los demonios del folclore japonés.

En cualquier caso, y pese a estar tomada por criaturas horribles, Shibuya es la protagonista de Ghostwire Tokyo. El mimo que se le ha dado a uno de los barrios más conocidos de la ciudad japonesa la convierte en el pilar central del juego. Tras leer nuestras impresiones, ¿queréis saber qué nos ha parecido el juego? Pues aquí os dejamos nuestro análisis de Ghostwire Tokyo.

Ghostwire Tokyo: toda la información

Ghostwire Tokyo
PlataformaPS5 y PC
Fecha de lanzamiento22 de marzo de 2022
DesarrolladorTango Gameworks
GéneroAcción y aventura
IdiomaTextos y voces en castellano

Abandonando el terror, pero no el diseño

Ya lo dijimos en las impresiones y en este análisis se puede confirmar con creces: Ghostwire Tokyo no es un juego de miedo, ni tampoco quiere serlo. Lo que nos trae Tango es un juego de acción y aventura en primera persona con una historia que abarca unas 10 horas y un barrio de Shibuya que nos puede llevar hasta 3 veces más tiempo completar debido a la cantidad de cosas que podemos hacer.

La historia de Ghostwire Tokyo la protagoniza Akito, un joven con un pasado ligado a la muerte y que se ve arrastrado al demencial mundo del juego, donde los humanos desaparecen y él se salva gracias a KK, un espíritu que toma posesión de su cuerpo y que además le concede unos poderes sobrenaturales.

análisis de Ghostwire Tokyo

En Ghostwire Tokyo ha desaparecido el 99% de los habitantes de Shibuya

Obviamente no os vamos a contar mucho más de la trama, ya que las motivaciones de KK y Akito van bastante de la mano y si queréis conocer el background del espíritu tenéis una precuela gratuita llamada Ghostwire Tokyo: Prelude que es indispensable para conocer a KK y su grupo, antes de los sucesos del juego. Aun así, el grueso de la trama la llevan los dos protagonistas, que deben hacer frente a Hannya, villano del juego y principal responsable de la desaparición del 99% de los habitantes de Shibuya, que además tiene cuentas pendientes con el propio KK y se enemista con Akito al tomar prisionera a su hermana.

La forma en la que la relación entre KK y Akito evoluciona es, quizás, el punto más positivo de la trama de Ghostwire Tokyo que recae en muchas de las grandes pegas de los juegos de mundo abierto: diluye su trama a través de varias misiones para luego avanzarla en momentos puntuales. No podemos decir que Ghostwire Tokyo sea un juego con una fuerte carga narrativa o con una historia apasionante, de hecho, tiene mucho más trabajo el worldbuilding y toda la forma en la que se relaciona la niebla, las desapariciones y los Visitantes con la cultura japonesa que no la historia del juego en sí.

análisis de Ghostwire Tokyo

Hannya es el villano principal del juego. ¿Qué planea?

A grandes rasgos, Ghostwire Tokyo es un juego que omite muchas cosas y da por supuesto otras en su trama. Da por hecho que conocemos a ciertos personajes para luego olvidarse completamente de ellos, presenta enemigos con una construcción escasa y nos empuja a generar sentimientos hacia otros personajes que vemos pocos minutos en el juego. Aun así, repetimos, la relación entre Akito y KK sí que nos parece de lo más positiva y ver cómo avanza a lo largo de las horas, así como con su desenlace sí que ha conseguido despertar nuestros sentimientos.

Pero vaya, a nivel de historia sí que podemos decir que Ghostwire Tokyo nos ha decepcionado un poco, ya que viniendo de dos juegos como los The Evil Within, esta nueva IP se queda corta a la hora de aportar una historia potente, aunque donde triunfa es en el mundo que propone. Cabe destacar, eso sí, cuando las misiones principales se vuelven creativas y tiran de los mindfuck estilo The Evil Within, donde el escenario no para de cambiar en tiempo real con formas y conceptos desconcertantes. Son momentos escasos, pero cuando aparecen se disfrutan mucho.

análisis de Ghostwire Tokyo

Los momentos en los que el juego retuerce la realidad son especiales

Una carta de amor al folclore japonés

Ya lo hemos dicho, si la historia de por sí no es gran cosa, el mundo que ha creado Tango y la forma en la que se nutre del folclore japonés, sus leyendas, sus demonios, su visión de la vida y la muerte... es maravillosa. Podemos pasarnos horas desconectando por completo de lo que es la historia principal y realizando pequeñas misiones secundarias que, además, no son muy largas, que nos cuentan leyendas sobre los famosos yokai; también podemos buscar santuarios para potenciar nuestros poderes, dar caza a yokai para hacernos con sus magatama y mejorar a nuestro personaje o simplemente recolectar las almas perdidas de los habitantes de Shibuya para devolverlas al mundo al que pertenecen.

Es muy fácil perderse en Ghostwire Tokyo y que te de completamente igual la trama principal. Realizar las tareas secundarias o simplemente perderte por las preciosas calles de Shibuya, que están recreadas con un mimo espectacular, hacen que podamos estar horas y horas explorando y nutriéndonos del mundo del juego sin que nos importe lo más mínimo una trama que nos da a entender que el tiempo apremia. Y eso, aunque esté bien en cuanto interés de contenido secundario, habla bastante mal de la trama principal.

Análisis de Ghostwire Tokyo

Recorrer el barrio de Shibuya es una gozada

Ya os hemos comentado que una de nuestras misiones es la de recoger almas para salvarlas de Hannya y devolverlas, si todo sale bien, a su mundo. La forma de recolectar esas almas es mediante unos katashiro, los cuales podemos llevar hasta 50 y se "llenan" al absorber almas, de forma que cuando hayamos llenado todos los que tenemos tendremos que buscar una cabina de teléfono y enviar las almas a nuestro aliado para que se vacíen los katashiro.

Ya que la niebla impide nuestro avance, la forma de limpiar la ciudad es mediante las puertas Torii. Una vez encontramos las puertas Torii y las purificamos conseguiremos acceso a esa zona específica del barrio. Cada zona tiene sus misiones secundarias ligadas, así como estatuas Jizo y un número definido de almas que debemos recoger.

Armas de mano, literalmente

La decisión de dejar atrás las armas de fuego y hacer que nuestro personaje dispare mediante poderes especiales con sus manos es algo curioso, no lo vamos a negar, pero casa bastante bien con la temática del juego y te acabas acostumbrando. En cuanto a poderes, Akito tendrá disponibles 3 poderes, los mismos que ya vimos en nuestras impresiones: aire, agua y fuego.

Análisis de Ghostwire Tokyo

El gameplay es parecido al de un FPS, pero con nuestros dedos como armas

El poder de aire nos permite disparar muchos golpes rápidamente a una distancia media y un daño medio. Los golpes de agua abarcan una mayor zona a lo ancho, pero a una distancia muy corta y un daño medio. Por último, los golpes de fuego puede llegar a una larga distancia y con un daño muy potente, pero hay menos "disparos" disponibles.

También podemos cargar el disparo con cada elemento, propiciando un mayor número de golpes en cuanto al poder de aire, mayor amplitud con agua y lanzar una especie de bomba con el poder de fuego. Al subir de nivel y desbloquear puntos podemos modificar los poderes para aumentar el número de golpes, cadencia de disparo y demás características.

Esos puntos de habilidad también se pueden invertir en demás mecánicas de juego más allá de los poderes, como el poder recibir éter (con lo que se recargan los "disparos" de nuestro poder) al atacar cuerpo a cuerpo o al bloquear ataques con nuestra barrera, por ejemplo. Por último, otra arma que tendremos a nuestra disposición es el arco, que también podemos mejorar y que nos servirá para acabar con sigilo con enemigos que se encuentran a grandes distancias.

Análisis de Ghostwire Tokyo

El arco será muy útil si queremos ser sigilosos... o si nos "arrancan" a KK y sus poderes

En cuanto a la dinámica de combate, se repite lo que comentamos en las impresiones y es que echamos de menos un botón de dash o algo que nos permita esquivar los golpes sin tener que perder de vista al enemigo poniendo pies en polvorosa. El bloqueo es útil, sí, pero seguimos recibiendo daño a menos que lo hagamos en un timing perfecto y, cuando hay muchos enemigos, es difícil bloquear todos sus golpes con buen timing, por lo que la estrategia suele ser correr dando la espalda al enemigo o caminar hacia atrás hasta que nos hacemos un espacio y podemos combinar poderes. El no contar con una forma de esquivar esos ataques le quita bastante dinamismo a un juego que podría beneficiarse mucho de una mecánica así.

Si nos olvidamos de lo que son los enfrentamientos directos, el juego también nos da un poco de margen para jugar con sigilo. Tenemos a nuestra disposición el arco y una forma de derribar a enemigos si nos acercamos a ellos en silencio, así como un talismán (objetos de soporte) que permite crear barreras visuales para cubrir esas distancias abiertas y otro que hace de señuelo para que los Visitantes vayan donde queramos. Otros talismanes que nos pueden servir de ayuda, en combate eso sí, son los aturdidores y otros que ayudan a que el núcleo de los enemigos quede expuesto, facilitando su eliminación.

Análisis de Ghostwire Tokyo

La Torre de Tokio es un lugar emblemático que no quería perderse esta cita

El diseño como siempre, a nivel espectacular

Ikumi Nakamura dejó hace ya tiempo el proyecto, pero su mano se puede ver en los diseños del juego. El estilo propio de Tango, de pervertir la realidad con enemigos con formas que evocan a los mismísimos demonios pero con características humanas es algo que está presente en todo momento en Ghostwire Tokyo. El diseño de cualquier Visitante y como, dicho diseño, está justificado con una explicación en la base de datos, es algo a tener en cuenta y reconocer, ya que perfectamente casa el concepto que el estudio quiere plasmar con ese enemigo y lo que nosotros vemos en pantalla.

Análisis de Ghostwire Tokyo

Con tan solo mirar la pantalla ya sabemos que estamos en Japón

Más allá del genial diseño de enemigos, también hay que hacer mención a la forma en la que han trasladado el barrio de Shibuya al juego, con una recreación enfermiza de cualquier detalle del inmenso barrio de la ciudad de Tokio, sumado a un apartado técnico que sabe resaltar lo mejor del escenario: las pantallas, los letreros, el neón, las calles mojadas y sus charcos... Jugar Ghostwire Tokyo con el modo con ray tracing es una verdadera gozada y algo imprescindible si queremos disfrutar del escenario como de verdad está concebido.

En este caso, el trazado de rayos se centra en los reflejos en charcos y superficies reflectantes y, sin duda, sirve para dar una mayor sensación de realismo. El sacrificio recae en perder resolución y rendimiento, salvo en el modo RT con los FPS desbloqueados que, tras una actualización posterior a nuestras impresiones, parece que subió más la resolución sacrificando un poco el rendimiento. Actualmente, pese a ser nuestro modo de juego favorito, podemos asegurar que no llega a una resolución de 4K (aunque está por encima de 1080) y la tasa de frames por segundo rara vez consigue unos estables 60. Pese a todo, sigue siendo la mejor forma de disfrutar el juego.

Sumado al apartado técnico también hay que hablar del DualSense, que es utilizado de maravilla por el juego de Tango con feedback de todo tipo en los gatillos y el panel háptico, haciéndonos sentir cualquier movimiento de Akito en el juego. Los disparos, las gotas de lluvia, nuestro poder en los dedos, los pasos que damos, los golpes que recibimos... todo se nota en el DualSense.

Análisis de Ghostwire Tokyo

La iluminación y los reflejos justifican que escojamos el modo RT

En cuanto al doblaje hemos jugado al juego en japonés, algo recomendable teniendo en cuenta el enfoque del título. Aun así, Ghostwire Tokyo cuenta con doblaje al castellano, estando completamente localizado en un trabajo destacable, con adaptaciones muy ingeniosas en los diferentes alimentos del juego y con juegos de palabras cuando hablamos con los animales y los Nekomata.

Por último, la banda sonora nos brinda muy buenos temas en los momentos más importantes de la trama y acompaña con tensión durante los enfrentamientos.

Conclusiones y nota de Ghostwire Tokyo

Ghostwire Tokyo podría ser mejor juego, podría ahondar más en sus personajes y trama, ofreciendo una historia más interesante y bien trabajada, pero donde no se le pueden poner pegas es en su mundo y en la recreación de Shibuya, así como en el folclore japonés del que se nutre completamente el juego. Aun así, el resultado es más que satisfactorio y hemos disfrutado las más de 16 horas que hemos dedicado al juego, más las que dedicaremos para conseguir el platino.

Análisis de Ghostwire Tokyo

Los planos Made in Japan harán acto de presencia

Con un gameplay divertido y un mundo en el que da gusto perderse, podemos perdonar algunos de los fallos de Ghsotwire Tokyo, que se presenta como un juego más que notable de uno de los estudios japoneses más interesantes de los últimos años, con la bendición de Shinji Mikami en el papel de productor.

¿Merece la pena Ghostwire Tokyo?
Lo mejor
  • La recreación de Shibuya y la forma en la que el apartado técnico resalta sus virtudes.
  • Todo el worldbuilding del juego, nutrido por completo del folclore japonés.
  • Akito y KK, así como la forma en la que se desarrolla su relación.
Lo peor
  • El gameplay es bueno, pero se echa en falta formas de esquivar y moverse con más agilidad.
  • La trama no acaba gozando de gran interés y su narrativa es demasiado irregular.
  • Se introducen personajes de forma abrupta para luego terminar sus historias de golpe u olvidarse de ellos
ConclusionesGhostwire Tokyo es una nueva IP con un mundo apasionante y un lore de lo más interesante que es todo un homenaje a la cultura japonesa y su visión de los demonios, la vida, la muerte, el alma y el cuerpo. Pese a tener aspectos a mejorar a nivel de trama y narrativa, sus dos personajes principales y la ambientación del juego sobresalen por encima de todo. Todo esto junto a un gameplay sorprendentemente adictivo al que se le podría exigir un poco más de dinamismo.

84

Temas relacionados: Análisis

Compartir

Este dispositivo ha sido analizado de forma independiente gracias a una cesión por parte de la marca. El artículo contiene enlaces de compra por los que Alfa Beta Juega podría percibir una comisión. Únete al canal de chollos de Andro4all para enterarte de las mejores ofertas antes que nadie.

Disney+ logo
Date de alta en Disney+ por 8,99 euros y sin permanencia ¡Suscríbete a Disney+!
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!