Impresiones de Xenoblade Chronicles 3 - La aventura definitiva que estabas esperando

Ya hemos jugado las primeras horas de Xenoblade Chronicles 3 en Nintendo Switch y te contamos nuestras impresiones.

Impresiones de Xenoblade Chronicles 3 - La aventura definitiva que estabas esperando

Xenoblade Chronicles es una de las sagas más reconocidas de Nintendo en la actualidad, con uno de los argumentos más intrincados y sensacionales que se hayan visto en la historia del sector y un trabajo formidable de Monolith Soft en la construcción de universos. Tras tres entregas, dos de ellas numeradas, todo los seguidores aguardaban con impaciencia el anuncio de Xenoblade Chronicles 3, algo que se produjo hace unos meses y que ya hemos podido jugar.

De este modo, a través de las impresiones que leerás a continuación podrás descubrir las sensaciones que nos deja Xenoblade Chronicles 3 en sus primeras horas de juego, de modo que puedas tener una idea de lo que te depara en esta aventura que se estrenará el próximo 29 de julio en exclusiva para Nintendo Switch. Lo que ya te puedo adelantar es que, si eres aficionado a la saga, esta tercera entrega numerada cumplirá con todo lo que hayas imaginado al respecto, aunque aún es pronto para hacer un balance general, ya que hemos podido jugar una pequeña porción de la propuesta. Desde luego, sus primeros compases son sinfonía para todos aquellos que disfrutaron de cualquiera de las entregas anteriores.

La lucha eterna de Keves y Agnus

Como siempre acostumbramos a hacer en este tipo de impresiones y análisis, no encontrarás ningún tipo de spoiler ni detalles específicos de historia en su interior, por lo que puedes estar tranquilo en este aspecto. Para explica el argumento de Xenoblade Chronicles 3, nos centraremos en la información oficial compartida por Nintendo, donde se destaca que esta tercera entrega numerada se centra en la continua batalla entre los bandos de Keves y Agnus, cuyas tropas luchan sin descanso para alargar sus vidas lo suficiente como para cumplir con los 10 años de servicio militar obligatorio.

Con esta premisa, acompañamos al grupo protagonista, descubriendo sus propios propósitos y adentrándonos en sus implicaciones emocionales con el resto de miembros y con el mundo en el que habitan. Aunque, si has jugado a cualquier Xenoblade, ya sabrás que no todo es lo que parece y que aguardan muchos secretos por descubrir de ahí en adelante. Por supuesto, hasta aquí puedo decir al respecto.

Jugabilidad conocida, mecánica fluida

xenoblade chronicles 3

Vamos a centrarnos en uno de los aspectos fundamentales de Xenoblade Chronicles 3: su jugabilidad. Sus anteriores entregas destacaban por ofrecer una amalgama de opciones sensaciones que poco se han visto en otros videojuegos del género y esta nueva entrega no desentona en este sentido. Vuelven los ataques automáticos con el simple hecho de estar cerca de un enemigo, por lo que lo importante son las acciones y habilidades que se ejecutan y el lugar de impacto en el que se realicen al enemigo, lo que puede provocar aturdimiento, derribo y otra serie de efectos de sobra conocidos por los seguidores de Xenoblade.

No obstante, teniendo todas estas premisas claras y sabiendo que las bases de la saga están bien asentadas, he de decir que en estos primeros compases Xenoblade Chronicles 3 me ha parecido un juego más accesible y menos complejo a la hora de afrontar las batallas, aunque con unas pocas horas de juego es difícil de definir por completo. Sin embargo, las sensaciones que me transmite son de una sencillez y un método más intuitivo que otras entregas, lo cual no es negativo en absoluto, ya que la estrategia y el modo de empleo de las habilidades sigue estando muy presente, pero de un modo más fluido y directo. Alguna que otra complicación con enemigos de clase más poderosa, ya que hay una distinción entre criaturas de la misma especie, pero poco más.

Hasta este punto concreto de la aventura donde se nos permite hablar de las impresiones, la profundidad de los combates no ha aumentado en exceso, por lo que hay muchos aspectos que ya se han dado a conocer en tráileres oficiales que no se han presentado, por lo que su progresión es más pausada en este aspecto para que el jugador pueda habituarse a toda la información relativa a los enfrentamientos y el uso de todos los elementos disponibles. En lo personal, me parece una excelente decisión de Monolith Soft para conseguir que las ideas vayan calando de manera precisa en lugar de ofrecer un porrón de opciones de golpe, provocando una avalancha de información que pueda ser contraproducente.

xenoblade chronicles 3

Uno de estos aspectos, por ejemplo, es la utilidad de los Urobóros o fusiones de personajes, algo que solo he podido probar de soslayo en una ocasión, por lo que no me aventuro a realizar una conclusión en este sentido sobre su influencia en la batalla. Lo que sí puedo decir que ese leve contacto es una pasada, por lo que tengo muchas ganas de ver cómo evoluciona el gameplay en este sentido y su implicación en puntos más avanzados de la propuesta. Lo que está claro es que el equipo de desarrollo ha querido implementar unas mecánicas conocidas por los jugadores de Xenoblade para poder ir introduciendo poco a poco los nuevos añadidos que cambien la dinámica respecto a otros juegos.

Del mismo modo, ya se han introducido los cambios de clases de los personajes, algo que apunta a modificar por completo el modo de juego, permitiendo que los personajes puedan adquirir habilidades pertenecientes a otros y fusionarlas. Lo poco que ha experimentado en este sentido es realmente interesante y apunta a resolver de una manera más efectiva y óptima la gran polémica de Xenoblade Chronicles 2 y los blades. En esta ocasión, la ejecución apunta a ser brillante y un auténtico comehoras para conjugar las diferentes clases y sacarle el máximo partido a sus habilidades.

Una construcción de niveles algo irregular en sus primeras horas

xenoblade chronicles 3

Monolith ha querido atender ciertas quejas de anteriores entregas y trasladarlas a Xenoblade Chronicles 3 para que la jugabilidad sea más placentera y dinámica. Por ello, el comportamiento en combate es una de esas cosas que han mejorado con creces, permitiendo una movilidad mucho más rápida y eficaz, ofreciendo mayores opciones a la hora de atacar, defenderse o curar (algunos ataques y hechizos son zonales). No obstante, hasta el momento no he experimentado muchos aspectos que le saquen partido a esta novedad, ya que la construcción de niveles de estos primeros compases no consigue extraer el máximo potencial de un Xenoblade.

Obviamente, hay que tener en cuenta que estamos ante un juego de una gran extensión y no solo en sus parajes, por lo que es lógico que todos sus elementos se vayan incluyendo con menos premura que en otros videojuegos. De este modo, las primeras horas de Xenoblade Chronicles 3 incluyen entornos algo más limitados, sin dejar lugar a una amplia exploración y encorsetándose en la mayoría de tareas principales, pues no hay grandes misiones secundarias en este punto. Lo importante es que los conceptos básicos queden claros y poder introducírselos al jugador de la mejor manera posible, motivo por el que estos primeros pasos son algo más angostos de lo que supondrá el juego en su resultado final cuando podamos realizar el análisis.

Por ello, en estas impresiones me he encontrado con una construcción de niveles algo irregular y sosa, si bien no es algo determinante, hasta que se permite cierta libertad para moverse por el mundo abierto, donde ya sí que se aprecian trazas de lo que deber ser un título de estar características. Esa libertad para desplazarse por cualquier lugar a la vista, enfrentarse a numerosos enemigos (y esquivar a otros) comienza a desprenderse y es una de las mejores sensaciones posibles, porque apunta a que el juego es inmenso y lleno de posibilidades, por lo que tocará esperar para ver cómo avanza en este sentido.

En lo técnico es Xenoblade en estado puro

xenoblade chronicles 3

La resolución de cualquier Xenoblade ha sido especialmente criticada, independientemente de la consola en la que se lanzaran sus entregas. Con Xenoblade Chronicles 3 no iba a ser menos, por lo que el mal endémico de la saga sigue presente en este sentido. No obstante, con esta lección bien aprendida hay que saber apreciar otros aspectos fundamentales e ineludibles del trabajo de Monolith Soft: la dirección de arte, por ejemplo. En este sentido, Xenoblade Chronicles 3 es un absoluto deleite.

La creación de su mundo es una gozada y una vez que el mundo abierto se expone ante tus ojos, es difícil no maravillarse con los entornos, los paisajes, las grandes construcciones y ciudades... Por no hablar de los enemigos y diferentes construcciones del entorno, que ayudan a nutrir su mundo de una manera sublime, dándole vida en todo momento y sin un ápico de ese vacío que se le acusa a muchos juegos de esta índole. Lo mejor está por venir en este punto, por lo que si sus primeros pasos en este sentido me han impresionado, estoy convencido de que a medida que avance el juego solo podré hablar maravillas en este aspecto.

Crónica de un éxito anunciado

xenoblade chronicles 3

Aún es pronto para definirlo como tal, pero Xenoblade Chronicles 3 apunta a ser un nuevo éxito de Nintendo Switch. Su jugabilidad dinámica, la construcción de su mundo y las nuevas adiciones pueden hacer que esta tercera entrega numerada se cuele en el Olimpo de los JRPG como ya consiguió la entrega original en su momento. La evolución respecto a su antecesor, que también llegó a Nintendo Switch, se hace visible con tan solo unas pocas horas de juego, por lo que a buen seguro conseguirá atrapar a todos aquellos que han disfrutado de la saga hasta el momento. Tocará aguardar hasta poder realizar el análisis completo, pero por el momento todo parece indicar que esta será la experiencia Xenoblade definitiva que estábamos esperando.

Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!
Para ti