Dragon Ball: este es el motivo por el que Goku está obsesionado por combatir

Goku tiene un impulso obsesivo por los combates, debido a un trauma de su infancia.

Dragon Ball: este es el motivo por el que Goku está obsesionado por combatir

En Dragon Ball hemos observado como Goku ha tenido una gran manía por las peleas, todo esto es gracias a sus raíces y su genética, ya que su raza se caracteriza por ser unos hábiles luchadores.

Los saiyans siempre han sido obsesivos por la conquista, destrucción y el combate, y Goku no ha sido la excepción. Pero este ha llevado ese deseo a otro nivel, todo esto a raíz de una batalla en la que salió perdedor.

Esta situación ha motivado al guerrero a convertirse en lo que es hoy en día. Sin embargo esta obsesión parece ser peligrosa para quienes lo rodean, ya que Goku no se contiene a la hora de enfrentarse a un adversario.

A continuación te contaremos más detalles del origen de esta obsesión y por qué es peligrosa para quienes lo rodean.

¿Cuál es el motivo por el que Goku está obsesionado por combatir?

La primera derrota oficial de Goku, que lo llevó a obsesionarse por hacerse más fuerte

La primera derrota oficial de Goku, que lo llevó a obsesionarse por hacerse más fuerte

El saiyan, desde su niñez, ha sido un gran combatiente, ya que al llegar a la tierra fue adoptado por Son Gohan, un importante maestro de artes marciales, quien lo acogió y entrenó a tal punto que, a su corta edad, el pequeño Goku ya poseía unas magníficas habilidades y un gran poder de pelea.

Sin embargo, en la búsqueda por aumentar su poder conoció al Maestro Roshi, quien lo ayudo a maximizar sus habilidades a tal punto de ser capaz de derrotar a cualquier rival con el que se cruzara.Goku, siempre se ha caracterizado por tener una actitud despreocupada y relajada como hemos visto a lo largo de la serie, pero esto parece cambiar un poco cuando de pelear se trata, ya que el saiyayin se apasiona de una manera que todo parece indicar que le obsesiona pelear.

Esta obsesión data de la niñez del saiyayin, como se pudo apreciar en el capítulo #53 de Dragon Ball, cuando en el torneo de artes marciales está por llegar a su fin, con el Maestro Roshi y Goku dándolo todo por el título.

En este combate, el viejo maestro está usando un disfraz para enseñarle una gran lección a su aprendiz, de que no importa lo fuerte que se vuelva, siempre llegará alguien más fuerte. Seguido de esto, Jackie Chun, el alter ego de Roshi, vence a Goku y gana el torneo, por lo que esta hazaña quedó grabada en la mente del pequeño.

Esta derrota le causó un gran impacto a Goku, causándole una obsesión por combatir contra adversarios más poderosos que él, todo esto con el propósito de aumentar su propia fuerza, como hemos visto al transcurrir la serie, llegando incluso a enfrentarse a Bills, el Dios de la destrucción.

Sin embargo, esto no parece haber sido suficiente para saciar las ganas de combatir y de medir su poder, ya que Goku tuvo la osadía de dirigirse hacia el Dios Zeno para que realizara un torneo multiversal, con la intención de medirse contra los guerreros más poderosos de los universos existentes para el poder volverse aún más fuerte.

¿Por qué la obsesión de Goku por las peleas es tan peligrosa para quienes lo rodean?

Goku le pide al Dios Zeno que realice un torneo entre los universos existentes

Goku le pide al Dios Zeno que realice un torneo entre los universos existentes

Goku se ha obsesionado tanto por las peleas desde la dura derrota que tuvo en su niñez, la cual le dejó marcado y deseoso por adquirir más poder para así sobrepasar a sus rivales.

Sin embargo, este deseo impulsivo del saiyayin de querer combatir siempre lo ha cegado a tal punto de no darse cuenta que pone en gran peligro a sus familiares y amigos, un claro ejemplo de esto fue la vez que en el anime de Dragon Ball Super, Goku puso en peligro a todos los universos solo por querer luchar contra guerreros más fuertes que él en el torneo del poder.

Por ende, este impulso le ha causado graves problemas al entorno de Goku, todo esto por la necesidad del satisfacer su capricho de volverse más poderoso.

Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!
Para ti