La nueva versión de Doctor Octopus parece sacada de Dungeons & Dragons

Marvel recrea al Doctor Octopus con una versión demoníaca que recuerda a un Beholder de Dungeons & Dragons.

La nueva versión de Doctor Octopus parece sacada de Dungeons & Dragons

El Doctor Octopus es uno de los principales enemigos de Spider-Man en las páginas de Marvel Comics. Este icónico villano fue creado por Stan Lee e hizo su primer debut en la historia The Amazing Spider-Man #3 publicada en 1963.

Marvel recrea al Doctor Octopus con una versión demoníaca que recuerda a un Beholder de Dungeons & Dragons

Este es un villano conocido por ser un genio en el mundo de la ciencia quien creó unos increíbles brazos mecánicos para aterrorizar a todo el mundo. Desde su primera aparición, Doctor Octopus ha ganado mucha popularidad llegando a formar parte de algunos de los productos audiovisuales más recientes de Marvel como el último videojuego protagonizado por Peter Parker que fue desarrollado por Insomniac Games. Ahora, la editorial ha decidido crear una particular versión de él que recuerda al estilo del universo de Dungeons & Dragons.

Spider-Man 2

El Doctor Octopus es el villano principal de la segunda película

Tras sus intentos de acabar con la esperanza de Peter Parker, Chasm decidió cambiar las reglas del juego en el cómic Amazing Spider-Man #17. En esta historia se obliga a Spider-Man a enfrentarse a Insidious Six, un equipo de demonios que se basan en el grupo de villanos conocido como los Seis Siniestros. Si bien es cierto que la mayoría de los miembros de Insidious Six solo tienen unos pocos tintes demoníacos de los enemigos más letales de Spider-Man, su versión del Doctor Octopus tiene una asombrosa similitud con un famoso monstruo que aparece en Dungeons & Dragons.

Este personaje de los Insidious Six que ha sido llamado como Doctor Octoball parece representar muy bien a Beholder, uno de los monstruos más icónicos y letales de la franquicia de Dungeons & Dragons. Con una inteligencia a nivel de genio, una obsesión enfermiza por el control y una variedad de poderosas habilidades mágicas que tiene a su disposición, el Beholder es una encarnación monstruosa ciertamente particular del personaje Otto Octavius.

La nueva versión de Doctor Octopus parece sacada de Dungeons & Dragons

El Beholder es un monstruo muy poderoso en Dungeons & Dragons

Centrándonos en el personaje que aparece en Dungeons & Dragons, Beholder es el típico monstruo que no querrías encontrarte nunca. Si bien es cierto que la apariencia de Beholder tan aterradora pueda ser una de sus principales características, el verdadero horror de estos monstruos radica en sus poderosas habilidades mágicas. El Beholder no solo puede disparar un rayo mágico único capaz de encantar a las criaturas poder convertirlas en cenizas. Junto a esto, su ojo central arroja un torrente de antimagia que puede ser devastador.

El motor que impulsa a los Beholders es el del ansia de poder. Al ver a todos los demás seres vivos como amenazas activas, los Beholders pasan todos los días de sus vidas pensando en elaborados planes para poder acabar con sus enemigos. Armados con un gran intelecto y un factor de intimidación natural, los Beholders suponen una de las principales amenazas dentro de Dungeons & Dragons. Esto les permite tomar el mando de legiones de monstruos y hacerse con el control de ciudades o incluso naciones con poco o casi ningún esfuerzo.

La nueva versión de Doctor Octopus parece sacada de Dungeons & Dragons

Marvel crea a su propio monstruo al estilo Dungeons & Dragons en Doctor Octopus

Otto Octavius ​​​​siempre ha sido conocido por su enorme ego y su tendencia a engrandecerse a sí mismo, y el Beholder es esencialmente una cabeza flotante con un complejo de dios. Es por ello que resulta ser una versión plausible y convincente del legendario villano del Hombre Araña. Además de eso, aunque los Beholders no sean tan fuertes como los tentáculos metálicos de Otto, su capacidad para hipnotizar, aterrorizar e incluso desintegrar a los enemigos los convierte en seres muy peligrosos.

Las similitudes físicas del Beholder con el Doctor Octopus son más que suficientes para que esta sea una elección correcta de crear una versión demoníaca de Otto. La obsesión que comparten por conseguir el control de todo es el factor que consolida su conexión. Habiendo sido intimidado y menospreciado la mayor parte de su infancia y vida adulta, Otto desarrolló un enorme complejo de inferioridad que lo impulsa a demostrar su superioridad y aterrizar a todos lo que lo conocen.

Para ti
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!