La Comisión Europea pregunta a compañías de videojuegos cómo afectaría la compra de Activision Blizzard

Casi 100 páginas de interrogatorio a los pricipales activo de la industria de los videojuegos.

La Comisión Europea pregunta a compañías de videojuegos cómo afectaría la compra de Activision Blizzard
Activision Blizzard conservaría su marca tras su compra por parte de Microsoft, como Bethesda.

Mientras al otro lado del charco la Federal Trade Comisión (FTC) estadounidense ha bloqueado la compra de Activision Blizzard por parte de Microsoft y, seguramente, la cosa se resuelva en los tribunales, en nuestro territorio la Comisión Europea habría comenzado una ronda de contactos con otras compañías de videojuegos para preguntarles cómo afectaría esta operación al sector. Este organismo comunitario dio el visto bueno a la compra de Bethesda, pero podría no ser igual en el caso de Activision Blizzard.

Este tipo de conversaciones con empresas de la industria de los videojuegos ya la vimos en Brasil y, para sorpresa de nadie, solo PlayStation se opuso a la operación. Finalmente, el organismo brasileño dio el visto bueno a Microsoft y Activision Blizzard. Veremos que pasa en Europa.

¿Qué situación deja la compra de Activision Blizzard por parte de Microsoft?

De acuerdo a un reporte de la agencia Reuters, la Comisión Europea ha redactado un cuestinorio de 91 páginas que habría enviado a principios de mes a los activos más relevantes de la industria de los videojuegos: fabricantes de consolas, editores, desarrolladores y distribuidores, y proveedores de sistemas operativos para PC.

Entre las numerosas cuestiones que expone el organismo antitrust de la Unión Europea, pregunta si Microsoft haría el contenido de Activision Blizzard exclusivo de Xbox. "Especifique qué estrategia o estrategias de exclusividad parcial cree que Microsoft tendría la capacidad de implementar con respecto a los juegos de consola de Activision Blizzard después de la adquisición de Activision Blizzard por parte de Microsoft", pide el cuestionario.

Pero no queda ahí la cosa, el exhaustivo cuestionario pregunta también sobre una posible estrategia para degradar la calidad de los juegos de Activision Blizzard en consolas de la competencia, hacer actualizaciones exclusivas de consolas Xbox, la posible subida de precio del contenido de Activision Blizzard en las consolas de la competencia o el retraso de su fecha de estreno.

En cuanto al caso concreto de Call of Duty, la gran manzana de la discordia, la Comision pregunta "qué franquicia de videojuegos se considera más importante para un distribuidor de juegos de consola y qué otras alternativas principales existen a Call of Duty". Pregunta exactamente igual a la que hizo en su día el organismo brasileño.

También pregunta la Comisión las ventajas y desventajas que enfrentarían los desarrolladores, editores y distribuidores de juegos de consola si un juego se distribuye exclusivamente en una consola y cual sería el impacto en los servicios de juego por streaming si Microsoft sumara el catálogo de juegos de Activision Blizzard en exclusiva para su servicio.

Por último, la Comisión Europea parece estar también preocupada por el impacto de esta operación en PC y pregunta a otros proveedores de sistemas operativos si Microsoft podría hacer el catálogo de juegos de Activision Blizzard incompatible con otros sistemas que no sean Windows.

Xbox Game Pass anuncia los últimos 9 juegos que abandonan el servicio en 2022

El plazo máximo para contestar a estas respuestas, de acuerdo a Reuters, habría sido "antes de Navidad", aunque asegura no haber recibido respuesta por parte del organismo comunitario al respecto. Mientras los organismos terminan de decidirse, hace tan solo unos días Microsoft ofreció a PlayStation la llegada de Call of Duty a PS+ tras el rechazo de los azules a ese acuerdo de diez años de distribución asegurado.

Para ti
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!