La Comisión Europea estudiará más a fondo la adquisición de Activision Blizzard por parte de Microsoft

Europa estudiará más a fondo las consecuencias que puede provocar la adquisición.

La Comisión Europea estudiará más a fondo la adquisición de Activision Blizzard por parte de Microsoft

Microsoft se está empezando a preocupar porque la adquisición de Activision Blizzard no se lleve a cabo. Los numerosos estudios de diferentes organismos y las declaraciones de Sony están sembrando la duda acerca de si la compra afectará negativamente al sector de los videojuegos, siendo ahora la Comisión Europea quien ha comenzado una investigación en profundidad sobre la propuesta de adquisición.

El organismo europeo inició una investigación inicial sobre el acuerdo de 68,7 mil millones de dólares, abriendo ahora una investigación de "fase II". “A la Comisión le preocupa que la adquisición propuesta pueda reducir la competencia en los mercados de distribución de videojuegos para consolas y PC”, explicó. El procedimiento tiene un plazo 90 días hábiles, pudiendo alargarse hasta el 23 de marzo de 2023 para tomar una decisión final sobre el acuerdo.

Como era de esperar, "a la Comisión le preocupa que, al adquirir Activision Blizzard, Microsoft pueda impedir el acceso a los videojuegos de Activision Blizzard, especialmente a juegos de alto perfil y gran éxito (los llamados juegos 'AAA') como Call of Duty”, explicó. De hecho, en los últimos días se ha hablado de hasta cuándo estaría disponible Call of Duty en PlayStation.

¿Call of Duty exclusivo de Microsoft?

Call-of-duty-vanguard-camuflaje

Artwork de Call of Duty Vanguard

La investigación de la Comisión Europea ya adelanta que la adquisición de Activision Blizzard por parte de Microsoft puede suponer una reducción de competencia en el mercado de videojuegos para consolas y PC, "lo que generaría precios más altos, menor calidad y menos innovación para los distribuidores de juegos para consolas, lo que a su vez podría afectar a los consumidores".

Ante la alta cantidad de influencia que tiene Activision Blizzard en los juegos para PC, a la Comisión también le ha preocupado en su investigación inicial que Microsoft reduzca la oferta a proveedores rivales de sistemas operativos diferentes a Windows. “La investigación preliminar sugiere que Microsoft puede tener la capacidad, así como un incentivo económico potencial, para participar en tal conducta frente a los proveedores rivales de sistemas operativos para PC”.

Desde luego, las preocupaciones antimonopolio en un momento de creciente consolidación en la industria del videojuego podrían acabar frenando la que sería la mayor adquisición de una compañía. Mientras que Brasil ya ha dado el visto bueno a la compra, conocer el veredicto de Europa se hará esperar al tener que estudiar en mayor profundidad las posibles consecuencias del movimiento.

Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!
Para ti